RAQUEL SÁNCHEZ SILVA DE NUEVO ANTE LA JUSTICIA POR LA MUERTE DE SU MARIDO

La Fiscalía de Palermo tomará declaración a Raquel Sánchez Silva en Madrid el próximo 18 de enero, en relación con la última noche de Mario Biondo, según ha publicado el portal ‘Vanitatis’.

Ésta será la segunda vez que Raquel deba hablar ante la justicia italiana, para quien la muerte de su marido presenta lagunas. La presentadora no será la única que se siente en los juzgados, también están citadas para declarar ante los fiscales Calogero Ferrara y Claudio Camilleri otras nueve personas; entre ellas, su representante, un primo de la presentadora, la mujer de la limpieza, comerciantes de la calle Magdalena –donde vivía la pareja–, así como dos periodistas españolas y un conocido empresario íntimo de Sánchez Silva.

Mario Biondo fue hallado muerto en la tarde del 30 de mayo de 2013 por la asistenta. En las investigaciones preliminares de la Policía se habló de «un suicidio de libro». Según se ha creído hasta ahora, Mario se quitó la vida. Quizá involuntariamente, pero sin indicios de ayuda de un tercero. La autopsia realizada en nuestro país parecía coincidir con el atestado. Incluso una segunda autopsia, realizada en Italia tras la exhumación del cuerpo a petición de la familia y que firmó el doctor Paolo Procaccianti, no arrojó resultados concluyentes en dirección opuesta, según publica ‘Vanitatis’.

Pero la familia del fallecido nunca creyó esta versión y promovió que el caso fuese abierto en Italia. La Fiscalía de Palermo abrió sus propias diligencias de investigación y una delegación judicial viajó a España para tomar declaración a su viuda y a distintos testimonios.

Tras la autopsia firmada por Procaccianti, la familia creyó insuficiente su dictamen y encargaron dos periciales a otros dos forenses italianos, el doctor Giuseppe Iuvara, especialista en Medicina Legal y de Seguros de la fiscalía de Ragusa, y Livio Milone, profesor de la misma especialidad en la Universidad de Palermo. Ambos coinciden en que la instrucción española fue negligente y la segunda autopsia arroja indicios suficientes para creer que Mario falleció a consecuencia de una muerte violenta.

Los doctores italianos defienden que hubo un golpe con hemorragia en el cerebro de Mario; que las rozaduras en su cuello, que hacen suponer una previa estrangulación con una cuerda al ahorcamiento con la ‘pashmina’, tal y como se encontró el cadáver y, finalmente, la postura en que fue hallado el cuerpo, que apuntaría a que falleció en la cama y no colgado de la estantería. Además, el informe de la psicóloga clínica y criminóloga Roberta Bruzzone, que analizó la vida de Mario en las semanas previas a su muerte, va en la misma línea mantenida por la familia del cámara: Mario fue asesinado y alguien orquestó una puesta en escena.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *