LA ENTREVISTA MÁS SINCERA DE CRISTINA LÓPEZ DEL HIERRO: “NO FUI FELIZ CON JUAN”

Guapa, rejuvenecida, serena, ligera de equipaje… Llevaba más de dos años sin quedar con Cristina López del Hierro y nada más verla me doy cuenta de que me encuentro ante una mujer renovada, cargada de proyectos profesionales y con más ganas de vivir que nunca. Algo ha cambiado en los últimos meses, no es la misma, lo noto nada más mirarla a los ojos, unos ojos que ahora brillan con más intensidad que nunca. Me alegra verla así y me atrevo a asaltarla directamente: “Cristina, te veo diferente, ¿qué te ha pasado?”. Mirándome fijamente –porque Cristina es de esas mujeres que te mira a los ojos y te habla con la mirada- me responde: “Esther, por fin me siento libre. No entiendo cómo he podido estar tan enganchada de una persona que no se lo merecía. Ahora que me doy cuenta de ello estoy en paz y bastante feliz”.

 

¿Cuándo te has dado cuenta de esto?               

Hace aproximadamente un mes. Tras enterarme de que Juan y Pastora habían roto por no sé cuánta vez (ya he perdido la cuenta), le envié un mensaje de voz muy cariñoso a Juan por whatsapp. Me contestó inmediatamente y quedó en llamarme. Así fue, a los pocos días me devolvió la llamada y me dijo que se alegraba de volver a escuchar mi voz. Hablamos un buen rato y a lo largo de esa conversación me di cuenta de que mi atadura emocional con él por fin se había disuelto como un azucarillo. Creo que las cosas que yo creía que eran motivos para quererle me las inventé yo. El problema ha estado en mí, no en él. Quizá nunca entienda el porqué.

 

No tengo el menor interés en volver a verle. Por fin me siento libre”

 

¿Cómo encontraste a Juan en aquella llamada?

Le vi muy cambiado; ya no lo reconozco.  Juan ha ido perdiendo luz en los últimos años. Ha sufrido una gran transformación al lado de la señora Vega. Ella siempre ha llevado la voz cantante y él ha ido quedándose en un segundo plano.

¿Te propuso volver a veros?

Bueno, lo hablamos ambos. Le dije que cuando fuera a Madrid le llamaría y nos veríamos si él estaba de acuerdo. Me dio la sensación de que se encontraba bastante solo… La verdad es que, si te soy honesta, no tengo la menor gana de verle. No sé qué me ha sucedido, de pronto el cariño que le seguía teniendo (a pesar de él) ya no está. Siento como si se hubiera cortado el cordón umbilical, que seguramente creé yo, y ya no me une absolutamente nada a él. El mundo de los afectos y las emociones es muy complejo de explicar.

¿Lo dices en serio?

Completamente. Noto que ya no siento nada por Juan; no quiero volver a saber nada de él. Me siento aliviada, me siento ligera, como si me hubiera quitado un peso de encima, una losa enorme que ni si quiera sé por qué me la eché encima. He dejado de admirarle como persona; le admiro como actor, como persona ya no.

Hace cinco años, cuando rompisteis, decías que seguías enamorada de él e incluso trataste de reconquistarle…

Es cierto. Estaba cegada. Yo tenía una especie de enganche emocional con Juan Ribó. Me absorbió; puedo decir que estuve abducida por él y que después padecí el Síndrome de Estocolmo. Desde la distancia, me he dado cuenta de que no he sido feliz con él.

¿Por qué?

Le conocí en el 95 y estuve 15 años completamente volcada en él, en su carrera, en su mundo… Mi vida giraba alrededor suyo, en la convivencia, en él y solamente en él… Juan entró en mi vida en una etapa muy importante en la vida de una mujer (de los 45 a los 60 años) y yo me olvidé completamente de mí. Eso jamás se debe hacer; una mujer jamás debe entregarse a nadie de esa manera, jamás, porque así me sucedió después, que cuando caí en la cuenta de que yo también existía, me sentí desnortada. Tenemos que valorarnos a nosotras mismas y ser las protagonistas de nuestra propia vida. La vida de una mujer debe depender de ella misma, no de alguien ni de nada.

 

Hace un año, en una de sus rupturas, hablé mucho con Juan por teléfono y quiso volver a verme. Yo entendí que quería retomar nuestra relación… o por lo menos comenzar a hablar. Eso es así y él lo sabe”. 

 

Pero no todo sería malo durante esos 15 años…

Para nada. Viví momentos estupendos a su lado, pero también sufrí mucho. Juan es un hombre con un gran sentido del humor, es muy divertido, pero de repente se vuelve frío y distante. Es como “Mr. Jekyll y Mr. Hyde”. Juan es un ser muy complejo, por un lado es posesivo y por otro quiere tener su espacio… Además, al igual que les sucede a otros muchos actores, es egocéntrico y egoísta. Todo giraba en torno a él; yo siempre iba a dónde él quería, pero él nunca pensaba en mí. Muchas veces sufrí por su indiferencia, por sentirme ninguneada.

Pero mucha gente pensaba que eras feliz a su lado…

Sí, de cara a todo el mundo yo parecía feliz (bueno, algunos muy cercanos sabía que no era así), incluso yo llegué a creerme que lo era a veces; necesitaba creérmelo por mí misma. Pero no, no lo fui. La gente se preguntará que en ese caso por qué lloré tanto cuando se marchó. Yo creo que lloraba por mí misma; me inventé algo que no era para justicarme a mí misma tanta entrega. No obstante Juan también tiene cosas buenas: es inteligente, posee un gran sentido del humor, es afectivo cuando quiere… pero…

¿Cómo te quedaste cuando él decidió vivir su historia con Pastora?

Me quedé como una muñeca rota, preguntándome constantemente: “¿Y ahora qué?”. Fue un mazazo, como si me hubieran quitado la mitad…

¿En algún momento a lo largo de su relación con Pastora ha intentado volver contigo?

El año pasado, cuando me comentó que había roto con Pastora, hablábamos continuamente y me comentó que quería venir a Llanes porque tenía muchas ganas de verme. Yo entendí que quería retomar nuestra relación… o por lo menos comenzar a hablar. Eso es así y él lo sabe.

¿Alguna vez has llegado a pensar que nunca te quiso?

No, yo creo que Juan me ha querido mucho, pero a su manera. Quizás me quiso por necesidad, para no estar solo, para alimentar su ego… A veces pienso que Juan quiere a otra persona para sentirse querido.

Pastora declaró tras la ruptura que se sentía libre y feliz, ¿qué pensaste al leer esta afirmación?  

Como siempre me había pasado hasta ese momento, me dio mucha pena por Juan. Absurda e inexplicablemente siempre he tenido afán de protegerlo, que no entiendo muy bien por qué. Siempre quise pensar que era sensible y vulnerable, pero al final resulta que es mucho más frío y fuerte que yo, pero infinitamente… De todas formas, después de terminar con alguien, no me parece de recibo decir que se siente “libre y feliz” ni como mujer ni como persona. Me parece tremendo, libre hay que ser siempre, con o sin pareja, y feliz… ¿tampoco lo fue con él?

Cambiando de tercio, estás arrasando como directora de teatro…

Es maravilloso poder estar al frente de la Compañía de Teatro “Concejo de Llanes”. Aparte de haber formado un grupo con grandísimo talento, tengo la suerte de haberme encontrado con personas extraordinarias. Ya forman parte de mi familia y me hacen muy feliz. Estamos teniendo muchísimo éxito tanto con “La Casa de Bernarda Alba” como con “El caso de la mujer asesinadita”, de Mihura, por todo el Principado. Incluso nos están llamando de otras Comunidades…  La creatividad es lo que nos salva.

 

Es maravilloso estar al frente de la Compañía de Teatro ‘Concejo de Llanes’. Estamos teniendo mucho éxito y, además, formamos una gran familia; me hacen muy feliz”

 

Para terminar, Cristina, ¿cómo resumirías tu vida en la actualidad?

Pues si te soy sincera, después de seis años tengo una sensación fundamentalmente de paz. Tengo una casa maravillosa en plena naturaleza en el  Concejo de Llanes, (esto es un balneario para el alma) y vivo casi todo el tiempo aquí. En invierno me voy a Madrid para estar con lo más importante de mi vida, con alguien a quien quiero y admiro con todo mi ser, que es mi hijo. Es un gran guionista y Director de Cine. Pronto te invitaré a su gran película, un gran y maravilloso proyecto que empezará a rodar en breve. Él es mi felicidad, lo demás en el plano sentimental me lo debí inventar…

 

Por Esther Valero

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *