RAMÓN GARCÍA EL “CAMPANERO” DE TVE1: “A MI NUNCA ME HA GUSTADO LA NAVIDAD”

 

Nuria Rozas entrevista a Ramón García para El Norte de Castilla donde descubre varias curiosidades.

Un año más, Ramón García (Bilbao, 1961), como el turrón, se vuelve a colar en nuestros hogares por estas fechas. Esta noche (22.15 horas) presenta ‘Enciende tu Navidad’, en TVE, con un gran abeto de quince metros que acompañará al alumbrado de muchas ciudades. Ramón, además, está de aniversario: han pasado 20 años de la primera vez que dio las Campanadas. En total lleva quince ‘uvas’, trece en TVE y dos en Antena 3.

Se puede decir que Ramontxu vuelve a casa por Navidad.

Pues sí, se cumple la frase. Todos los años ¡ahí que estoy!

Los Reyes Magos van con su corona y usted con su capa.

Aunque ellos son más veteranos que yo… Este año celebro el veinte aniversario de capa y de campanadas, que no está nada mal. ¡Tres décadas ya!

Se la regaló su mujer… el día que se le rompa va a ser un drama.

Bueno, la capa tiene historia… Los tres primeros años que di las campanadas eran del estilista de la televisión, porque pensé que solo las iba a dar una vez en la vida y llegó la primera, la segunda y la tercera. Y ya la cuarta creyendo que iba a ser la última, mi mujer me regaló una y es la que he llevado todo este tiempo.

Ha dado trece veces las uvas en TVE. ¿Cuál es el secreto?

Hace veinte años, el realizador, Miguel Cruz, y yo diseñamos lo que todavía hoy se sigue emitiendo: unas imágenes perfectamente coordinadas con la voz del presentador. No queríamos caer en el miedo que existía a equivocarse.

¿Cómo fue esa primera vez en la que dio el ‘campanazo’?

Muy emocionante. Además, curiosamente, la primera vez que me ofrecieron las campanadas, en 1994, dije que no. Me llamó el entonces director de televisión española y me dijo: ‘Ramontxu hemos pensado que las des tú’. Querían que los presentadores que hacíamos la gala de fin de año, Ana Obregón y yo, hiciésemos también la retransmisión de las campanadas. Pero dio la casualidad de que esas Navidades, mi hermana, que había estado viviendo cinco años en Colombia, volvió a España y yo quería cenar con ella y con mi familia en Bilbao, así que las rechacé. Se quedó sorprendidísimo porque era la primera vez que alguien decía que no, pero lo entendió perfectamente. Y al año siguiente me dijo que si hacía falta que me trajese a mi familia a Madrid, pero que las diese. Las de 1995 fueron las primeras.

¿Se llevó a la familia a Madrid?

Sí, los tres primeros años vinieron, aunque tampoco pude estar mucho tiempo con ellos. Fíjate, he dado las campanadas de soltero, casado y ahora de padre. Son tres décadas, es parte de mi vida.

¡Y las dará de abuelo!

Hombre no sé… Ja, ja, ja ¡Espero que no!

Creo que a la una de la mañana cuando llega a casa, le tienen un platito preparado…

No suelo comer mucho, pico lo justo para no tener el estómago vacío y poder tomarme una copita con los amigos y la familia.

«La ilusión ha vuelto»

¿Le hace ilusión la Navidad?

A mí nunca me ha gustado la Navidad. Lo que pasa que desde que tengo hijas he recuperado un poco la ilusión. Desde que era pequeño siempre he trabajado en estas fechas: mis padres tenían discotecas, en un pueblo al lado de Bilbao, y toda mi vida, veía como en Nochebuena, Nochevieja y Reyes se iban a preparar los cotillones. Y de adolescente ya les iba a ayudar con las bolsas de regalos o de camarero. Por eso le tengo un poco de manía a la Navidad. Luego llegó la tele y, curiosamente, me siguió ocupando con las galas, las Campanadas… Estuve once años presentando la gala de fin de año, que era grabado en mi época, y ya desde octubre estaba con el esmoquin y la serpentina. Tres meses en los que uno acaba hasta el gorro, y nunca mejor dicho. Ahora con las niñas ha vuelto la inocencia y la ilusión.

¿Cómo lo celebran en su casa?

En familia, con su día de Nochebuena, sus regalos, sus cenas y en Nochevieja las niñas ven como su padre se va a la Puerta del Sol. Y cuando no he ido, compartiendo el día con amigos. Soy de los que piensa que la Nochebuena es familiar y la Nochevieja para los amigos, tu otra parte de la familia.

Bertín Osborne ha sido la revelación de 2015. ¿Le gustaría ir a su casa por Navidad?

No te puedo contar… Pero, de hecho, estaré dentro de poquito.

¿Qué deseo pide a 2016?

Todos los años pido salud y trabajo. Esta vez añadiría paz, porque estamos viviendo una época muy convulsa en todo el mundo.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *