CARLOS BAUTE PIERDE EL CONTROL EN SU NUEVO SINGLE: “HAY QUE VIVIR EL PRESENTE”

El venezolano Carlos Baute no para. Acaba de presentar su single Perdimos el control (Warner), adelanto de su nuevo trabajo que saldrá el año que viene, y ha hecho una pausa para hablar con Tentaciones de Mujer y contarnos cómo le va en estos momentos y su opinión acerca de algún tema de actualidad. Desde luego, sigue demostrando que la música es su pasión y que está con más fuerza que nunca.

Acabas de lanzar tu nuevo single, Perdimos el control, ¿cómo surge este tema y por qué lo has elegido como carta de presentación del disco que estás preparando?

Sentí que era una canción que tenía mucho gancho, muy fresca, con un sonido medio urbano, pop. Es un tema que lo produje junto a Juanma Leal, y que, además, cuenta una realidad que viven las parejas. Muchas de ellas no son tolerantes, no hay comunicación, lo cual es importantísimo. Lo que quiere transmitir es que tiene que haber aceptación porque todos somos imperfectos. Aunque exista la media naranja, puede ser un poco agria y eso es lo que le da gustito y sabor a la vida, ¿no?

Muchas veces discutimos sin sentido, por tonterías, y muchas veces perdemos el control. Una vez leí de una gran amiga, a la que adoro, Elsa Punset, la idea de imaginar cuando discutimos que están los vecinos en el salón de casa. ¿Qué haríamos? Nos autocontrolaríamos. Hay parejas que hasta lanzan cosas, que tiran puertas, pegan gritos… A cada uno le da un arranque diferente. Y pensé qué mensaje gratis y bueno esto de pensar las cosas. Eso además lo podemos aplicar a los hijos o cuando discutas con tus padres o hermanos. ¿Por qué a ese ser que amamos le damos caña, faltamos el respeto y perdemos el control?

¿Alguna vez Carlos Baute ha perdido el control con algo?

Uf, muchas veces. Yo pierdo el control con la injusticia, la corrupción, con la guerra hoy en día… pero luego, soy muy calmado. Soy piscis, un pez que trata de huir de las discusiones y los problemas. Me escapo. Que mi esposa me dice: “¡¡¡pero no te vayas!!!” Y yo le contesto: “luego hablamos, cuando se calmen las cosas”. Porque si no, decimos cosas que no queremos o sentimos, y luego te arrepientes. Pienso: ¿por qué voy a tirar una guitarra, que es mi vida, que me costó una pasta, en cualquier discusión? Además, me molesta la gente que pierde el control.

¿En qué crees que pierde la sociedad el control?

Ahora mismo, con lo que está pasando. Ya estamos en guerra. Ya Francia bombardeó. El “ojo por ojo, diente por diente” yo creo que no se debe hacer. No sabemos donde nos estamos metiendo. Podemos estar cerca de una Tercera Guerra Mundial. No sabemos lo que va a pasar. Y no todos los musulmanes son malos. No lo creo. Es un problemón lo que se nos viene.

Hablando de cosas más positivas y de este nuevo trabajo, tu mujer aparece en este fantástico vídeo de presentación, donde cuentas o representas las vivencias que puede tener una pareja. ¿Qué tal ha sido la experiencia de rodar con ella?

Me ha encantado, porque ella no está acostumbrada, ya que es arquitecta y esto es todo nuevo. Pero ella es tan perfeccionista que lo hizo fenomenal. Se metió tanto en el papel que no salía de él. Yo le hacía caras (entre risas) y ella súper metida en el papel de mujer peleona… y en las escenas de cama, igual. Y yo le decía: “¡Si no es la realidad!” (entre risas). Me divertí muchísimo.

Ya habíamos pensado alguna vez lo de hacer un vídeo juntos, aunque no éste, porque no representa el amor perfecto, como puede ser en canciones que he hecho como Colgado en tus manos, Amarte bien… Pero dijimos, “¿por qué no ésta? Al final es más cercano a la realidad. Como cualquier pareja, se discute. Y la verdad, he descubierto una actriz.


Esta canción es un adelanto de nuevo disco. ¿Qué nos puedes adelantar sobre tu nuevo trabajo? ¿Cuándo podremos tenerlo en nuestras manos?

Uy, aún no te puedo decir, porque estoy con toda la promo de este single, después me meteré en la preparación de la gira con lo que con tanto trabajo aún no se decirte fecha exacta. Y todavía me falta componer más canciones. Le estoy dando tiempo a la parte creativa, no me quiero apurar. Pero para el año que viene, seguro.

Con las presentaciones, tantos viajes, conciertos, ¿Qué truco tienes para sentirte bien y cuidarte en el día a día con el ajetreo que tienes?

Amo el deporte. Por ejemplo, todos los lunes juego al fútbol y cuando puedo boxeo, unas tres veces a la semana. Aquí descargas todo y no puedes perder el control (entre risas). Te quedas súper relajado. Es un deporte que practicaba hace muchísimos años, lo dejé, y ahora he vuelto y no tiene nada que ver. Es espectacular. Estoy enganchado a este deporte

¿Crees que es más difícil cuidarse a los 40?

Cada vez más, sin duda, porque nuestro organismo cambia por completo, pero si has hecho deporte siempre, hay memoria. Además, también he sido sano toda mi vida. Cuando no hice boxeo, hice surf, y cuando no, nadaba, o jugaba al fútbol, o al baloncesto… Correr me encantaría, pero me hace polvo la espalda. Tengo dos hernias discales y me viene fatal.

Y en tu tiempo libre, cuando no haces deporte, ¿qué te gusta hacer, qué te relaja? 

Música, sin duda. Por ejemplo, cuando voy a los aeropuertos, que paso tantas horas, yo voy con mi ordenador, mi Logic, viendo vídeos de YouTube… Soy autodidacta. Ahora el que no sabe algo es porque no quiere. Todo está ahí, hasta cómo se abre una botella de vino sin un abridor. ¡Todo!

Ahora que hablamos de YouTube, ¿qué tal con tu nuevo canal El Mundo de Baute? ¿Qué tal esa experiencia?

¡Encantado! Tan feliz como cuando compongo música. Es un mundo que no me imaginé que me iba a enganchar tanto. Cada miércoles saco el programa y pensaba en cómo reaccionaría la gente y si me gustaría, y me reía pensándolo. Si te ríes de ti mismo, entonces funciona. Me encantó y dije: “¡Lo lanzo!”. No me imaginé que fuera a tener tanta reacción positiva. Tengo hasta programas de lo que me dan los fans como respuesta a cada vídeo que subo. ¡Es alucinante! Tengo aquí un tú a tú con mis fans increíble, es brutal. Yo estoy enamorado de mis fans, y ahora conocen al verdadero Baute. En una entrevista ven lo que hay escrito, o me ven 10 minutos en televisión donde hablo de mi trabajo, pero esto que cuento de las suegras, de los modismos, es tremendo. Estoy pensando incluso en poner tutoriales más adelante. Sigo gente interesantísima. Hay cosas que no puedo hacer en la televisión y puedo hacer ahí. Con ello, sólo espero que la gente se divierta.

Lo mejor es el feedback con tus fans, pero, ¿qué es lo peor de las redes sociales para tí?

Quizá el estar tan enganchado, pero es una forma de inversión, también de tiempo que antes no teníamos. Puedes estar al día, somos más eficaces. Es una herramienta de trabajo. Por ejemplo, yo llevo mis redes sociales y ahí estoy en contacto con mis seguidores contándoles lo que voy haciendo.

Hemos podido ver que te encantan las bromas, pero ¿Cómo te definirías?

Soy una persona feliz, pasional. ¡Me encanta ser feliz! Estar de buen rollo. Tú no verás en mis músicos, por ejemplo, gente de mal rollo. Son muy cachondos. Yo persigo gente de buen rollo. Soy también honesto, sincero y frontal. Y muy despistado.

Carlos Baute en un momento de la entrevista. Foto: Fernando García

Hace poco te has lanzado en paracaídas, que era uno de tus sueños. Cuál es tu siguiente reto.

¡¡Síii!! Ahora quiero hacer paramotor, que es un deporte como el parapente pero sin motor, con lo que no necesitas viento para salir prácticamente. A mi me encanta volar. Es complicado, porque varios amigos están en contra porque es peligroso, pero hay mucho peligro en la calle. ¡Tantas cosas son peligrosas! Por ejemplo, el ir a buscar setas. Una cosa como esa te puede matar, pero me encanta ese mundo. No me imaginé que las setas más bonitas y pequeñas serían las más peligrosas.

¿Qué es lo mejor y peor que has hecho? ¿Te arrepientes de algo?

Yo vivo el presente. He hecho tantas cosas en el pasado que se me olvidan, y en el futuro no pienso. Hay que vivir el presente, sin duda.

Cuéntanos tus próximos proyectos. ¿Dónde más podremos ver a Carlos Baute y con qué nos va a sorprender?

La verdad es que ahora estoy centrado con el disco, componiendo. Me propusieron hacer una película, y es una pena, pero no tengo tiempo. Me tendría que ir a Venezuela unos meses, y ahora no puedo. Mi prioridad es mi música. Ahora estoy preparando el segundo single, que ya está compuesto pero no producido y que será bailable 100%. Tengo muchísimas cosas en mente: elegir canciones, montar la gira…

¿Y si te propusieran ser coach en La Voz?

Me encantaría. Hay algunos concursantes que cantan mejor que los profesionales y mejor que todos nosotros. Cada artista tiene una chispa, algo especial que le hace único. En este programa hay gente increíble.

¿Y respecto a La Voz Kids?

Uy, ¡qué lindo! Imagínate, yo vengo de allí, de un programa. El primero que hice fue con 8 años y fue muy divertido. Canté un par de canciones y cuando quedé en la selección iba a cantar una canción de Enrique y Ana ¡Fíjate! Te estoy hablando de hace 33 años. Con tres años tenía una guitarra, con cuatro, en lugar de pedir juguetes, pedía instrumentos: un acordeón, timbales, un tambor venezolano…Toda la vida la tenía marcada por la música. Y a los 8 años quedé seleccionado para la final, pero no pude salir porque me puse a llorar, histérico. Cosas de niños. A los 13 años ya pertenecía a un grupo musical profesional, Los Chamos, y en el año 89 grabamos nuestro primer disco. Éramos una boyband, bailábamos y cantábamos, y fue entonces cuando me dije: “¡Esto es lo mío!” Así que me puse sin dudar a estudiar música.

Ahora que se acercan las Navidades, ¿qué te vas a pedir?

¡Niños! ¡Quiero niños! Un bebé, y si vienen dos, mejor. Ya llevamos tres meses intentándolo, estamos en ello con toda la ilusión

 

Bárbara Fernández y Fernando García

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *