LAS DESILUSIONES DE LOS AMORES POR INTERNET

La revista Mujer Hoy en su versión digital realiza un excelente trabajo entrando a saco en esos amores por internet y sus consecuencias.

Se puede buscar el amor a través de internet, pero ¿qué es lo que se encuentra? Los contactos a través de la red pueden provocar la ilusión de mantener una relación amorosa con alguien, de estar cerca de él, pero el ordenador también pone distancia con el otro.

La red es un medio propicio para las personas solitarias que buscan vivir ilusiones, pero que temen enfrentar la realidad y, sobre todo, el contacto físico con el otro, algo imprescindible en una relación de pareja. Elsa llega a casa y se sienta delante del ordenador. Está ansiosa por saber si Daniel le ha escrito. ¿Qué tendrán sus palabras que tanto le gustan? Hace meses, Elsa conoció a Daniel en un chat y se enamoró de él, aunque nunca se han visto.

Elsa lleva cuatro años con su pareja, Ángel, pero ya nada es como al principio, siente que él ya no la escucha. Daniel, en cambio, siempre está ahí cuando lo necesita. A veces se pregunta por qué no se conocen, de hecho se lo ha pedido, pero él siempre pone excusas.

Ángel, en cambio, llega a casa sin que Elsa, abstraída como está, se dé cuenta. Cuando entra en la habitación, ella apaga el ordenador a toda prisa. Ángel sonríe y no le pregunta qué estaba haciendo. Una actitud que extraña a Elsa.

Hace tiempo que ella empezó a alejarse de su marido. Esto hizo reflexionar a Ángel y se le ocurrió meterse en los chat que usaba Elsa para comenzar una relación con ella con una identidad oculta a la que llamó Daniel. Así se enteraría de lo que le pasaba y podría rectificar para que su pareja no se rompiera. Después de un tiempo, Ángel le confesó a Elsa que él era Daniel y comenzaron a hacerse preguntas. ¿Qué les había pasado?

La excitación de los comienzos

Las personas que tienen un temperamento romántico o aquellos que estén desilusionados con su pareja pueden buscar en internet la excitación de los comienzos de una relación y la idealización del otro. Internet favorece la comunicación gracias a tres elementos fundamentales:

  • El anonimato. Al escribir escondidos detrás de un nombre falso, suele emerger todo lo que ha sido reprimido. El internauta utiliza al otro como soporte de sus fantasías, pero en realidad se engaña a sí mismo.
  • La intimidad. La crítica a la que solemos someter al otro no es tan dura como cuando esa persona está delante. La capacidad para revelar facetas de uno mismo que normalmente permanecen ocultas es también mayor, porque la ausencia física del interlocutor favorece la reflexión.
  • La “función de diario”. La posibilidad de escribir en el chat sobre sentimientos, de reflexionar sobre la vida, de expresar fantasías y deseos tiene cualidades parecidas a las de redactar un diario. La búsqueda de un amor que nos acepte y no nos coarte, que esté ahí siempre que lo necesitemos, que no nos invada con sus demandas, sino que acudamos cuando queramos y podamos, proporciona una gran satisfacción.

Una relación por internet no genera lo que entendemos por amor: un sentimiento que nos hace estar bien junto al otro y nos lleva a un alto grado de satisfacción física y espiritual. Más bien se parece a esa aproximación inicial que llamamos enamoramiento. Así, se idealiza al otro, se le viste con nuestros deseos más profundos y lo construimos con materiales de nuestra propia historia. En esta operación nos equivocamos, porque solo entra en juego la fantasía, algo que conviene tener en cuenta.

Que nos pasa

  • La ilusión amorosa aumenta en internet. El enamorado tiene un secreto que lo eleva sobre las insatisfacciones cotidianas y que le salva de hacer frente a las limitaciones que conlleva la realidad.
  • Estas relaciones, al no contar con el freno de la presencia del interlocutor, favorecen que adaptemos la personalidad del otro a nuestros intereses. La red marca distancias con el cuerpo del otro, con la realidad de su presencia y con las limitaciones que impone.

Qué podemos hacer

  • Reflexionar sobre si la preferencia de usar internet estaría señalando que tenemos conflictos en la relación de pareja. Hablar de ello con el otro, si bien antes preguntarnos sobre lo que suponemos que nos está pasando.
  • Cuando se comienza una relación por internet y uno de los dos retrasa la cita para conocerse personalmente, poniendo siempre impedimentos de una u otra naturaleza, es muy posible que esté mintiendo. Conviene plantearse si seguir adelante.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *