LAS TRES NUEVAS INCORPORACIONES DE BODEGAS GRAN FEUDO

Gran Feudo ha decidido aprovechar su liderazgo en el mercado del vino para ampliar sus horizontes y comenzar a elaborar y comercializar vinos de otras denominaciones de origen bajo la marca Gran Feudo. Gran Feudo Rioja y Gran Feudo Rueda han sido las primeras novedades que ya han visto la luz en este año; la última en incorporarse, el Gran Feudo Ribera del Duero. El equipo enológico de Bodegas Gran Feudo, del Grupo Chivite, ha dieñado las nuevas referencias:

Gran Feudo Rioja

El nuevo vino de la D.O. Ca. Rioja procede de una selección de uvas de la variedad Tempranillo. La uva procede de viñedos cultivados en la Rioja Alavesa y la Rioja Alta.  La orientación sur de las laderas de origen permite un máximo aprovechamiento de las radiaciones solares logrando así que la maduración de las uvas sea mejor de lo que corresponde a esas latitudes y obteniendo vinos más corpóreos, sin renunciar a la frescura natural de los vinos riojanos. Gran Feudo Tempranillo se elabora en las instalaciones que la propiedad tiene en Elciego. PVP: 4,80 €.

Gran Feudo Rueda

Ha sido elaborado en Nava del Rey a partir de una estricta selección de las mejores zonas de la denominación de origen Rueda, con terrenos tanto en laderas de finas gravas -localmente llamadas cascajos- como de plano de más de 800 metros de altitud, con suelos pedregosos finos se obtiene la uva de la variedad Verdejo. PVP: 4,60 €.

 

 

Gran Feudo Ribera del Duero

El Gran Feudo Ribera del Duero, un monovarietal de Tempranillo que procede de viñedos ubicados en el término municipal de La Horra (Burgos), reconocida como una de las zonas punteras de la D.O. Ribera del Duero por la calidad de sus viñas. Aquí, en un área conocida como paraje de Los Lobos, se encuentran las viñas propiedad de la bodega: 55 hectáreas de suelos franco-limosos a 800 metros de altitud. PVP: 5,25 €.

 

 

 

Con esta triple novedad la bodega continúa abriendo camino y siendo pionera en sus planteamientos al mercado y al consumidor. Así fue con el lanzamiento del Gran Feudo Rosado, que marcó un hito y supuso la dignificación del vino rosado ya que a partir de 1981 comenzó a ser valorado en las guías y cartas de vinos de los más prestigiosos restaurantes. Juan María Arzak, Nuria Espert, Antonio Mingote, Miguel de la Cuadra y la bailarina Tamara Rojo, entre otros, contribuyeron con su imagen al posicionamiento de este vino que ya lleva más de 30 añadas en el mercado.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies