LEÓN: PIDE MATEN A SU MUJER PARA VIVIR CON SU AMANTE

 

Según publica El Norte de Castilla la Fiscalía solicita una pena de 14 años de prisión para un varón que contrató a un sicario para acabar con la vida de su mujer para poder continuar una relación que mantenía con una segunda mujer. El acusado será juzgado en la Audiencia Provincial de León el 16 y 17 de noviembre.

El escrito de la acusación asegura que el acusado, en prisión provisional por esta causa y casado con la víctima, mantenía simultáneamente una relación sentimental desde el año 2010 con otra mujer a la que había asegurado en numerosas ocasiones que quería dejar a su mujer y su hija para vivir con ella.

Con este objetivo y decidido a acabar con la vida de su esposa, en julio de 2014 se puso en contacto con un varón, testigo protegido, para que matara a su mujer a cambio de 20.000 euros, entregándole como anticipo 3.000 euros y comprometiéndole a abonarle el resto una vez que hubiera matado a su mujer.

Sin embargo, el varón al que el acusado le hizo el encargo ingresó en prisión, ofreciéndole a un tercer hombre la tarea. De esta forma, el 11 de agosto de 2014 el acusado se reunió con la persona que iba a ejecutar el crimen y con otros dos varones sudamericanos que le ayudarían.

En la reunión los cuatro varones concretaron el plan, proporcionando el acusado los horarios de su esposa, el domicilio de verano de la misma en Villadangos del Páramo, a donde trasladó a los tres sicarios; las características del vehículo que utilizaba, exhibiendo varias fotografías para que la identificará y explicando todos los detalles necesarios para asegurar su muerte.

El varón que iba a cometer el crimen exigió al acusado como condición el pago de 10.000 euros, negándose a ello y haciéndole entrega solo de 300.

El acusado fijó el día 13 de agosto para que matará a su esposa, manifestándole que, para aparentar que había sido objeto de un robo, la dejarían tirada después de matarla y desplazarían su vehículo a otro lugar.

De esta forma, a las 12:00 horas del 13 de agosto, el acusado, al constatar que su esposa seguía viva, llamó al teléfono móvil del sicario para preguntarle sobre qué había ocurrido «con la partida de dómino», respondiendo éste que había problemas.

A las 22:00 horas de ese día, el imputado y el sicario se reunieron en la gasolinera de Villadangos del Páramo acordando que el ejecutor recibiría 10.000 euros que le abonaría al día siguiente, 14 de agosto, comprometiéndose a matar a la mujer, negándole cualquier adelanto.

El acusado fue detenido el 16 de agosto, incautándole en el bajo asiento de su vehículo 10.000 euros en efectivo. La víctima ha renunciado al ejercicio de cualquier acción legal.

El Ministerio Fiscal entiende que los hechos son constitutivos de un delito de asesinato en grado de tentativa con el agravante de parentesco y solicita una pena de 13 años de prisión para el varón.

Por su parte, la defensa solicita la impugnación de la autorización para intervenir el teléfono de su cliente por entender que se ha vulnerado el derecho al secreto de las comunicaciones, muestra su total disconformidad con el relato del fiscal y solicita la libre absolución de su cliente.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies