OBK VUELVE… DE CORAZÓN

OBK, o lo que es lo mismo, Jordi Sánchez, vuelve a la carga con nuevo disco. El título ya habla por sí solo: De corazón. Y es que el conocido grupo electrónico ha recuperado 15 de sus canciones y las ha “vestido” y grabado  de nuevo, de una forma diferente, con un nuevo sonido más orgánico, 24 años después de sus inicios.

Lo que está claro es que OBK vuelve con muchas ganas y más melódico que nunca. Así lo ha demostrado en la exitosa firma-presentación del disco en la Fnac Callao, en Madrid, donde realizó un showcase acústico, acompañado de uno de sus inseparables músicos: Mario Cea, a la guitarra.

Como el propio Jordi afirmó “éste es un  proyecto que siempre he tenido en mente”. Declarado fan de las baladas, asegura que ha llegado el momento de dar nueva forma a alguno de los éxitos de OBK. El resultado: felicidad. Ya que afirma que este disco, “que con el tiempo se va a valorar más”, es un trabajo que “escucha y le emociona”.

Así lo ha reconocido a Tentaciones de Mujer. Hemos tenido la oportunidad de estar con él y que nos dedicase una fantástica charla para hablar sobre este nuevo trabajo, su carrera y alguna que otra confesión.

Después de dos años desde tu último disco, vuelves con estas 15 baladas en un recopilatorio conmemorando tus 24 años de carrera musical, donde quieres que los oyentes conozcan OBK en su totalidad. ¿En qué te has basado para elegir esos temas y no otros?

Sobre todo en mi criterio, en empezar a trabajar, descartar algunas… Había algunas canciones que eran muy claras. Es un trabajo que me apetecía mucho, la idea de hacer un disco más íntimo, más tranquilo.

Es una manera de que los fans y seguidores tengan algo más y una forma de intentar atraer de nuevo a esa gente que se ha podido quedar por el camino. Es un trabajo que no es un recopilatorio al uso y en el que ha habido temas que han sido muy difícil de introducir, las más populares, como La princesa, Falsa moral, De qué me sirve…

-En la versión de iTunes del disco encontramos 2 bonus tracks, “Lágrimas de soledad” y “Quiéreme otra vez”. ¿Podemos decir que este disco tiene las 17 mejores baladas de OBK, o alguna has preferido dejarla tal y como ya estaba editada?

Hay algunas que se quedan en el tintero, por supuesto, como Adagio, Aunque duermas junto a mí, Cuando ya no esté… Pero es que yo creo que la mayoría de las canciones de OBK se podrían llevar a acústico, porque la mayor parte de ellas las compongo con piano y voz, y luego empiezo a vestirlas con la producción electrónica, dándole el tempo adecuado… 

-Dinos 3 adjetivos con los que definirías este nuevo trabajo.

Sentimiento, emoción, sufrimiento… Sufrimiento porque no ha sido un disco fácil, pero también todo ello te da un orgullo y una felicidad difícil de explicar. No sólo la producción del disco, sino la portada, el vídeo… Una vez más OBK propone un mundo muy personal. Así lo hace OBK, así lo siente OBK y así lo comparto.

-Nuevo disco, nuevo look. ¿En qué momento te encuentras ahora?

Lo importante es que después de 24 años me encuentro con las mismas ganas de hacer cosas, de que este disco llegue al mayor número de personas. Con ese deseo de que todo vaya bien, pero no sólo por mí, sino por todos los que hemos hecho posible el sueño de OBK. Yo hago las canciones, sufro en el estudio, cuido los detalles, pero sé que sin el público, sin nadie esperando lo que hago, no soy nada.

Respecto al cambio de look, no es nada premeditado. Me siento cómodo y creo que me queda bien. Por supuesto que le doy importancia a la imagen, pero no es mi prioridad. Ya hace más de 20 años durante la producción de Momentos de fe me dejé barba. Me gusto con barba, pero sé que algún día desaparecerá.

 

De corazón es un trabajo donde por primera vez la electrónica no es la protagonista. En esta ocasión podemos encontrar a un Jordi más melódico que nunca con casi un completo de baladas…

En las baladas hay una manera de expresar sentimientos con la que es más fácil emocionar. Lo que quiero decir con esto es “Escúchame sin prejuicios y siente”. Yo creo que es lo que todo creador quiere conseguir, y trabajamos para eso, para emocionar, da igual seas pintor, escritor, músico… Si no emocionas, realmente no estás haciendo nada. Yo no quiero en mi carrera flores de un día, quiero que mi trabajo lo puedas escuchar dentro de 10 o 15 años y puedas decir “me llega”. Son muchos sentimientos los que rodean a una creación.

-Además de las versiones, has añadido un tema inédito: Perdimos la batalla. ¿Qué nos cuentas de esta canción, la única nueva de este disco?

Es una canción marca de la casa, a nivel musical, a nivel de dolor, de mi manera de ver el mundo. Me cuesta hablar de las canciones, porque me gusta que la gente sienta y se creen su mundo a raíz de ellas. Es lo que más me gusta de mi trabajo, es como una terapia. Yo expreso mis inquietudes, esa visión de las cosas que pasan, ya no a mí en primera persona, que también puede ser, sino a mi entorno, lo que ves, lo que escuchas… Ser creador significa ser observador, y luego plasmarlo con tu personalidad. Después ver que la gente comparte ese sentimiento es muy emocionante.

-Y, ¿que nos dices de ese rap francés  con COCO&CO en esta nueva versión de El cielo no entiende? ¿Cómo surgió la idea?

He intentado buscar la originalidad y demostrar que me gusta hacer cosas diferentes. Soy una persona que dentro de las posibilidades y las herramientas de las que dispongo me gusta aportar cosas nuevas que a mí me apetecen y me hacen sentir, me emocionan. Cuando pensé en lo del rap, antes de colaborar con Coco, yo hice el rap en francés, y no hablo francés, pero me las ingenié para ver como sonaría, y lo vimos muy claro. Tengo la suerte de tener esa libertad creativa.

-15 canciones de amor y desamor. Otra canción de amor, el tema que cerraba Trilogía es el elegido como abanderado para dar a conocer este De corazón… Si tuvieras que elegir sólo una canción para resumir este trabajo, ¿sería ésta?

La verdad es que es una gran carta de presentación. Me pareció que englobaba todo lo que quería hacer con este trabajo. Un nuevo sonido más alejado de la electrónica, aunque siempre hay electrónica en mis discos, que desde la primera nota te cree un estado de ánimo diferente. Yo soy el primer fan de OBK, y para emocionar primero necesito emocionarme. No puedo transmitir OBK si yo no lo siento.

-El año que viene se cumplen 25 años de la trayectoria de OBK en la industria musical, desde la salida al mercado de Llámalo sueño. ¿Tienes algo en mente para conmemorar esas bodas de plata?

Es una pasada pensar en esos 25 años. 25 es como la guinda, un número mágico. Aún queda un año, pero ya tengo cosas en la cabeza para ello.

 

-24 años son muchos, pero ahí sigues al pie del cañón. ¿Quién te introdujo en la música? Y, ¿cómo recuerdas esos inicios?

Umberto Tozzi y su single Te amo. Yo tenía 11 años y esa canción hizo que algo mágico pasara dentro de mí. Luego en el instituto había un piano en la clase de música y al tocarlo me hacía sentir algo muy especial. Después un amigo tenía un Casiotone y jugando empecé a desarrollar mi creatividad.

Antes que Depeche Mode me gustaba mucho Yazoo. Conocía los singles de Depeche, me encantaba See you, pero entonces me gustaba más Yazoo, escuchaba su disco una y otra vez. Pero una vez que entré en el mundo de Depeche Mode me cambió la vida. Comencé a enseñarle a Miguel sus discos, él también entró en ese mundo de todo lo que me gustaba y así construimos OBK.

-¿Cuál ha sido el momento más especial de tu carrera profesional en este casi cuarto de siglo?

Hay muchos y muy bonitos, pero quizá el primer disco, que es el que te lo ha dado todo. Para hablar de 24 años necesitas un principio, y ese principio con Llámalo sueño fue inmejorable. Es muy difícil encontrar un solo momento en 24 años, porque ha habido muchos, conciertos mágicos, pero si tengo que elegir uno solo, me quedo con ese, que fue el origen de todo lo demás. Pero siguen habiendo muchos momentos especiales, y por eso sigo aquí, eso no tiene edad. El día que se muera el niño que llevo dentro, OBK desaparecerá.

-Como dices, 24 años dan para mucho, con sus aciertos y sus errores. ¿Qué cambiarías de la carrera de OBK y qué volverías a hacer si empezases de nuevo? ¿Te arrepientes de no haber hecho algo?

Nada. La vida es como es, para lo bueno y para lo malo. Me siento una persona muy privilegiada y afortunada, y no me arrepiento de nada. La historia de OBK es muy bonita, algo muy mágico. De lo que aparentemente estaba destinado a que no pasara nada y que, por el contrario, todo lo que ha pasado y que 24 años después hoy estemos hablando de esto aquí, me llena de orgullo. La vida no es todo felicidad, hay etapas buenas y etapas malas.

-Siempre comentas que mientras conserves la ilusión, OBK seguirá adelante, a pesar de que a veces no salen las cosas como uno quiere. ¿Cuál ha sido el momento más difícil de OBK?

El más difícil, por lo inesperado, la marcha de Miguel. Yo siempre he tenido muy claro que mi pasión es OBK. Con Miguel, mi mejor amigo, mi amigo de verdad, compartí mi sueño durante 20 años. ¿Qué mejor que compartirlo con tu mejor amigo? Cuando él decidió marcharse, yo tenía muy claro que seguiría, porque es mi sueño desde pequeñito. Está claro que ese momento es un antes y un después en la carrera de OBK, pero Miguel siempre formará parte de la vida de OBK.

-Tu método de composición es bastante claro. Primero compones la música y sobre lo que esa música te transmita, escribes la letra. ¿Nunca has pensado voy a escribir de esto, o de lo otro, y a eso le has puesto música? 

Al revés nunca lo he hecho, siempre necesito tener la base musical antes. Luego sobre eso me guío, busco ese hilo conductor que me motive.

-Ahora con la industria digital se compran menos discos ¿qué idea se te ocurre para que se vuelva a vender más música?

Ha cambiado muchísimo todo. Ahora la gente escucha la música en Spotify, ve los vídeos en Youtube… Estamos tan saturados de información que realmente no tenemos tiempo. Ahora no dedicas más de 15 segundos a una canción y ya estás pensando en la siguiente y la siguiente. Ya no tenemos la paciencia de escuchar una canción de 4 minutos como antes. Pero pasa con la música, como con la fotografía y otras industrias. Cuánta gente hay que hace unas fotos impresionantes y las cuelga en internet, y ni siquiera nos fijamos en su creador, pasamos las fotos sin pensar que hay alguien detrás que ha dedicado su tiempo a ello.

-Hay quien dice que “no puedes conseguir más que nadie haciendo lo mismo que todos” ¿Qué crees que aporta OBK que le hace especial y que se diferencie de los demás?

Mi manera de ser y de concebir la música, ni más ni menos. La respuesta es así de sencilla. Me siento muy cómodo con los sentimientos, porque es real, porque yo como persona siento lo que tú has sentido alguna vez, y es de lo que bebo y lo que proyecto cuando creo.  El arte es muy diverso, pero si te emociona, es que es bueno. Yo hay cosas que no entiendo, porque no me emocionan, pero a otra gente sí le puede emocionar. Con que emocione a una sola persona ya es suficiente. Me gustan los dramas duros, como American Beauty o La vida es bella, que te llegan al corazón. Me gusta el realismo, el perfeccionismo de Antonio López. 

-Durante tu carrera has cumplido varios sueños, como el de cantar junto a uno de tus ídolos, Umberto Tozzi. También has comentado en numerosas ocasiones que te hubiera gustado trabajar con Vince Clarke, Alan Wilder o Martin Gore. ¿Te quedan muchos sueños aún por cumplir? Dinos alguna voz masculina y otra femenina con quien te gustaría hacer algún dueto (nacional e internacional).

Alison Moyet, de Yazoo o Annie Lennox, de Eurythmics a nivel internacional. A nivel nacional, siempre he sido muy fan de Mecano, tanto de las composiciones de Nacho como de José María Cano, por lo que sería Ana Torroja.

Como intérprete masculino, todo el mundo sabe que soy más fan de Martin Gore que de Dave Gahan, pero sería un sueño cantar con cualquiera de los dos. En clave nacional, creo que Pablo Alborán podría aportar muchísimo a las melodías de OBK. Le he visto en directo y me parece un artista mágico. Tiene una voz increíble y con una capacidad inmensa para emocionar. Tiene el éxito que tiene porque tiene algo especial, y eso hay que valorarlo.

-El próximo 28 de noviembre actúas en casa, en Barcelona, con Mesh, De/Vision y Elegant Machinery, grupos que de una manera u otra forman parte de la historia de OBK…

Va a ser una noche muy especial para todos.

-Para terminar…¿Qué le pides a este nuevo disco?

Que lo escuchéis tal y como se ha hecho, De corazón

  

Una entrevista de Fernando García y Bárbara Fernández

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies