EL ÚLTIMO GRITO: LA DIETA DEL GRUPO SANGUÍNEO

Creada por el naturópata Peter J. D’Adamo se basa en la teoría de que procesamos los alimentos de forma diferente según sea el grupo sanguíneo.

Según publica el Diario 26 “Si sigues una dieta acorde con tu grupo, tendrás mejores digestiones, perderás peso, notarás más energía y evitarás enfermedades”, asegura D’Adamo.

Resumiendo su enfoque: Al grupo sanguíneo 0 le van bien las dietas ricas en proteína y pobres en hidratos de carbono. Ciertos suplementos pueden ayudarles a evitar problemas digestivos, frecuentes en este grupo.

Legumbres y cereales integrales, mejor ecológicos, sientan de fábula al grupo A. “Las personas con este grupo sanguíneo tienen un sistema inmunológico muy sensible y les sientan bien las dietas vegetarianas”, aclara D’Adamo.

Las personas con grupo sanguíneo B florecen con dietas ricas en verduras, huevos, carnes y lácteos magros. En cambio, deben evitar los tomates, el trigo, los cacahuetes o el maíz.

Finalmente, al grupo sanguíneo AB le sienta de maravilla el tofu, los mariscos, los lácteos y las verduras de hoja verde. Las carnes curadas y las bebidas alcohólicas son ‘tóxicas’ para este grupo.

“¿Es correcta la teoría de D’Adamo?”, pregunta mucha gente. Investigadores de la Universidad de Toronto (Canadá) dicen que no. Para comprobarlo, tomaron muestras de sangre y estudiaron las dietas de 1.455 personas jóvenes y sanas. “Vimos que el grupo sanguíneo no tenía nada que ver con el modo en que su organismo respondía a los alimentos”, sentencian los expertos.

¿Su conclusión? Que dicha dieta puede ayudar a perder peso porque todas las propuestas que hace, para todos los grupos, se basan en alimentos saludables y excluyen la comida rápida. “En conjunto, son propuestas sanas que ayudan a controlar el peso”, explican los investigadores. (Fuente: Mujer Hoy)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *