¿QUÉ PIENSAN LOS HOMBRES TRAS TENER SEXO?

Una de las preguntas frecuentes que las mujeres se hacen es: ¿qué piensan los hombres después del sexo? Pues resulta por demás interesante todo aquello que cruza por la cabeza de los hombres en torno al sexo, ya que es completamente distinto a lo que suelen pensar las mujeres. Aquí te contamos algunas de las cosas que pasan por su mente después de haber tenido un encuentro candente. Este es el informe publicado por D26.

1. ¿Qué tan bien lo hicieron? 
Sin embargo, a pesar de que el resto de pensamientos dependa de con quién estuvieron, el único que es genérico y aplica en todos los casos es el ¿Qué tan bien lo hice y qué tanto le gustó a la mujer? Como lo hemos comentado ya en otros artículos, los hombres cuentan con un ego bastante alto y siempre quieren ser los mejores en la cama. Sin embargo, a pesar de esa seguridad, siempre les invaden unas inseguridades que los hacen cuestionarse si la chica tuvo un orgasmo o lo fingió. Algunos hasta hacen un pequeño análisis de los gestos, movimientos, y hasta gemidos de la pareja para evaluar su desempeño. Y no hace falta algún hombre que pregunta “¿qué tal lo hice?”.

2. Los encuentros casuales y la cruda post sexo

No cabe duda que una de las cosas que más desean los hombres son el sexo sin compromiso, la adrenalina de conocer a una mujer y llevarla a la cama esa misma noche es algo por demás placentero desde la óptica masculina. Sin embargo, después del acto, así de grande es la cruda que enfrentan los hombres. Pues empiezan a recordar los movimientos y desenvolvimiento de la mujer y no pueden evitar pensar, ¿Con cuántos más hombres habrá estado? ¿Dónde habrá aprendido eso? ¿Así será de fácil de irse a la cama con cualquier tipo que la seduzca? ¿Me querrá seguir buscando? ¿Me va molestar o causar algún conflicto? Y aunque les parezca extraordinario, es el momento en el que se preocupan por las enfermedades de transmisión sexual. Algo que se debería hacer antes del encuentro sexual, ¿no?

3. Cuando se trata de la novia o pareja estable.
La cosa cambia cuando es con la novia. En estos casos los pensamientos de los chicos suelen centrarse en saber si ella disfrutó el acto. También, consideran importante que exista un evento postsexo. Esto significa seguir con el momento romántico después del acto y para ello, piensan en sus mejores trucos para sacar plática, escuchan música, piensan en ver televisión juntos e incluso “cucharear”. Pero en estos casos, tampoco podemos pasar por alto el terror que causa en algunos hombres el exceso de sentimentalismo de las chicas después de hacer el amor; quienes podrían sentirse intimidados y llegar a pensar que quieres contraer matrimonio tras la faena sexual. Toma nota: ni se te ocurra preguntarle el terrible “¿Y ahora… qué somos? O ¿Ahora que sigue en nuestra relación?”, si no deseas que salte por la ventana.

4. Cuándo se repetirá la cuestión
No hay primera sin segunda, dicen. Por eso, otra de las cosas que piensan los hombres después de hacer el amor es cuándo se repetirá. No importa si fue algo de solo una noche o si están en una relación, ellos siempre quieren saber cuándo será la próxima vez. Si le gustó lo tendrás llamándote e invitándote a salir prácticamente todos los días. “Vamos por un café” o “Te invito una chela” podrían ser los anzuelos.

5. Si no se lo cuentan a sus amigos es como si no hubiera existido.
Seamos honestos, los hombres son más chismosos que las mujeres, comprobadísimo. En cuanto termine el acto sexual ya está pensando en a quién de sus amigos se lo va a presumir. Aunque seguramente va a contar una historia tal vez un poco diferente a la que la chava vivió o podría imaginar; pues evidentemente, él se describirá como un actor porno… por lo menos. Obvio no se las contará a cualquiera, solo aquellos amigos que está seguro jamás cruzarán plática con la mujer, esto para que jamás se entere que, además de ser un terrible amante, es un pésimo cuenta cuentos.

6. Cuán increíble es el sexo
La ventaja del sexo para los hombres es que dure lo que dure, ellos siempre terminan y alcanzan el orgasmo. Por tal razón, difícilmente exista el sexo “malo” para los hombres, a diferencia de las mujeres que siempre se reservan la calificación. Es por eso, que cualquier faena sexual que ellos tengan significará un buen momento, aunque la realidad sea completamente diferente para la mujer. Entonces, no importa si duró 5 minutos o media hora, ellos lo habrán disfrutado al punto que después de terminar, seguirán pensando lo increíble y genial que resulta tener sexo.

7. Mi espacio para descansar y dormir.
Otra de las diferencias de la mujer con el hombre es que al poder tener múltiples orgasmos podemos seguir una y otra vez. Los hombres no y necesitan descansar una vez que finalizan. Hablando de forma puramente biológica a las mujeres les gusta acurrucarse después de hacer el amor porque liberan una hormona romántica (oxitocina), mientras que después del orgasmo los hombres liberan prolactina, la hormona que les provoca sueño. Por lo tanto, mientras la mujer quiere prolongar el momento, él quiere una siesta.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies