APRENDE A AFRONTAR LA ‘OPERACIÓN POST-BIKINI’

Solo hay algo más complicado que la ‘operación bikini’ y es la ¡’operación post-bikini’! Perder unos kilitos cuando se acerca el verano exige un gran sacrificio, pero tiene el gran aliciente de que nos vamos a ir de vacaciones y queremos vernos estupendas en traje de baño cuando llegue el momento de pisar la playa o la piscina. Al volver a la realidad la cosa cambia… ¡Tener que hacer dieta, además de retomar las obligaciones habituales puede ser un calvario!

A continuación encontrarás algunos trucos para que volver a tu peso no se convierta en un auténtico infierno:

 

● No te obsesiones

Tener unos kilitos de más no es el fin del mundo. No pasa nada. No te obsesiones con perder peso porque esta actitud no te llevará a ninguna parte. Es más, te estresarás y eso impedirá que adelgaces. El estrés en todas sus versiones (físico, mental, financiero…) hace que el cuerpo produzca cortisol, una hormona de lucha que actúa aumentando nuestro gasto muscular, empeorando la resistencia a la insulina y promoviendo el almacenamiento de grasa. Lo mejor es tomárselo con calma.

 

● Planea bien tus comidas

Hay temporadas en las que tenemos la sensación de que comemos muy poco y, sin embargo, no adelgazamos ni un gramo. Generalmente lo que ocurre en estas ocasiones es que tenemos una percepción equivocada de nuestra alimentación, no estamos comiendo tan poca cantidad como pensamos o no estamos alimentándonos correctamente. Muchas veces la clave no está en la cantidad, sino en la calidad. No es necesario comer poco para adelgazar, y mucho menos pasar hambre. Lo ideal es planear bien las comidas para asegurarnos de que estamos siguiendo una dieta sana y equilibrada, con todos los nutrientes que nuestro organismo necesita para funcionar bien. Generalmente basta con preparar menús con un aporte calórico bajo o moderado para que la báscula comience a darnos pronto buenas noticias.

 
● Huye del sedentarismo

Deja de practicar de una vez el “sillón ball” y acostúmbrate a moverte un poco más. No hace falta que te conviertas en un deportista de élite, pero caminar unos minutos al día o subir escaleras en lugar de coger el ascensor son pequeños hábitos que te ayudarán a sentirte mejor y, por supuesto, a eliminar esos kilitos que te sobran.

 

● No descuides tu hidratación

Acostúmbrate a beber entre un litro y medio y dos litros de agua diarios. Una buena hidratación es clave para estar bien por dentro y por fuera. Aunque resulte paradójico, bebiendo más cantidad de agua se retienen menos líquidos. No hace falta que acabes con las existencias de agua del planeta, que los excesos tampoco son buenos, pero asegúrate que tu cuerpo no tiene sed. Todo funcionará mejor.

 

● Busca algún aliado para potenciar tu pérdida de peso

Existen en la farmacia grandes aliados para ayudarte a perder los kilos que te sobran. Puedes alcanzar tus objetivos comiendo bien, llevando una vida sana y tomando alguna cápsula para perder peso, como alli, que potencia la pérdida de peso y ayuda al organismo a perder más peso que solo con dieta sin poner en riesgo tu salud.

 

 

Aviso legal:

alli 60 mg cápsulas duras (Orlistat)

alli está indicado para adultos con IMC de 28 o más y debe usarse en conjunto con una dieta baja en calorías y grasas.

Para saber más se puede visitar la web de allí, donde ofrecen todo tipo de información y resuelven dudas: http://www.alli.com.es

Lea las instrucciones de este medicamento y consulte al farmacéutico.

Post patrocinado por GSK CHC

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *