J.J.VÁZQUEZ SE LLEVA TODAS LAS BOFETADAS DE LA CRÍTICA PERO LLENA EL TEATRO

Laguiatv de ABC ha realizado el mejor resumen de lo ocurrido tras el estreno de la obra de teatro con la que se estrenaba el presentador de “Sálvame” que se ha llevado todas las bofetadas de la crítica a pesar de haber llenado el teatro.

Jorge Javier Vázquez, omnipresente personaje en programas de éxito de Telecinco comienza una nueva faceta en su carrera: el teatro. Tras haber despachado un buen puñado de ejemplares de «La vida iba en serio», su autobiografía publicada en 2012, decidió este verano llevar una adaptación de la misma al teatro, que él mismo protagonizó.

«Falta de responsabilidad y de respeto hacia la profesión»;«El atrevimiento de la ignorancia»; «Narciso se compra un juguete»… Así son algunos de los párrafos y titulares que la Prensa presente en el Municipal Miguel de Cervantes de Málaga despachó para la creación del presentador.

Por supuesto, hubo un lleno con pocos precedentes en una obra en la que, narra la prensa malagueña, «J.J. se atrevió con todo: con la interpretación, con el baile y ¡con el cante! Pero bueno que para cantar, bailar y actuar, hace falta mucho, señor Vázquez, a ver si se entera»…

Las críticas feroces hacia la obra: «El principal problema de la obra es que en la vida de Jorge Javier no ha habido nada que pueda ser descrito como un acontecimiento» (Diario Sur) son menores al lado de las letras que dedican a su propio papel como actor: «Se mueve como si la faja le apretara demasiado»

«El musical desciende hacia un mero catálogo de simplezas sostenido por la inaudita capacidad de reírse de sí mismo o de tomarse demasiado en serio», dice el mismo diario.

Para «Málaga Hoy» «No importa que la vida del presentador se parezca tanto a la vida de cualquiera que pase por la calle o que tampoco parezca que el figura tenga mucho que contar», y tacha al protagonista de intento de versión moderna de Norma Duval: «No importa que Vázquez se atasque más que mi viejo Citroën, ni que se mueva como si la faja le apretara demasiado, ni que lo que sucede en escena resulte aburrido como para desmoralizar a las ovejas. El público aplaude entusiasmado a su Jorge Javier, al mismo que tiene en su salón a todas horas, y con eso basta».




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *