DOCU_NORTECASTILLA

ALFONSO DÍEZ, VIUDO DE LA DUQUESA DE ALBA, REAPARECE EN NUEVA YORK

Nueva York se convertirá en el centro de la crónica rosa con la gran fiesta que Porcelanosa prepara con motivo de la inauguración de su primera tienda en Manhattan. A buen seguro desfilarán famosos como Richard Gere o Sarah Jessica Parker, pasando, por supuesto, por Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, hasta llegar a los cincuenta vip que tienen pensado acudir, además del cóctel para 700 invitados en el parque Madison, lugar al que se accederá a pie, pues se encuentra a escasos 150 metros de la tienda.

Entre todos estos famosos, estará Alfonso Díez, el duque viudo de Alba, que con este acto vuelve a aparecer en público. Desde que falleciera Cayetana Alba en la Casa de las Dueñas (Sevilla), el 20 de noviembre de 2014, Alfonso ha optado por evitar cualquier tipo de polémica o situación incómoda, según un artículo de Beatriz Cortázar publicado en ABC.

De momento, con los hijos de la duquesa el contacto es mínimo. Tan solo un par de comidas con Cayetano Martínez de Irujo y poco más. Durante el pasado verano, el jinete le invitó a su casa de San Sebastián, pero él prefirió viajar con unos amigos íntimos a Venecia y rematar agosto en su casa de Sanlúcar de Barrameda.

Está claro que Alfonso quiere seguir viviendo en el anonimato. De hecho, rechazó participar como tertuliano en una cadena radiofónica, donde incluso le ofrecían una importante cifra por su colaboración (para hablar de cine, dado que es un gran entendido en la materia), también ha dejado arrinconado el proyecto de escribir un libro sobre su vida junto a la duquesa.

Ahora, no ha querido dejar pasar la inauguración de la tienda de Porcelanosa en Manhattan, aunque su presencia será puntual y única. Tras el viaje continuará en espera hasta saber qué pasa el próximo mes de noviembre, que es el plazo que fijado para que se ejecute la herencia. Se supone que como viudo tiene derecho a un porcentaje del tercio de lo que dejó Cayetana fuera de la Fundación y en donde figuran importantes obras de arte cuyo valor es superior al que en un principio se pensó. Cuando se solucione ese delicado tema, tal vez Alfonso se replantee muchas cosas en su vida y deje de anular invitaciones, comenta Cortázar.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies