ADOLESCENTE ENTERRADA VIVA MURIÓ TRAS SER DESENTERRADA

Neysi Pérez, una joven de 16 años y embarazada de dos meses que vivía en Copán, Honduras, falleció, supuestamente, de un paro cardíaco tras escuchar un tiroteo. La adolescente fue trasladada por su familia al hospital, donde certificaron su muerte, según informa El Correo.

Cuando su marido fue a visitarla al día siguiente, escuchó como Neysi, desesperada, gritaba y pedía que la sacaran del ataúd. Con ayuda del guardián del cementerio y de otros familiares, lograron abrir la tumba y descubrieron que el cristal del féretro estaba roto.

La joven que se encontraba inconsciente fue traslada de nuevo al centro médico donde los médicos certificaron de nuevo su muerte.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *