ENTRENA A TUS PEQUES PARA LA VUELTA AL COLE… ¡JUGANDO!

Los peques de la casa todavía están de vacaciones, pero ya hay que ir pensando en la “vuelta al cole”. Sólo quedan unas semanas para comenzar el nuevo curso escolar, así que ya hay que prepararlo todo para que no se eche el tiempo encima. Hay que comprar el uniforme, la mochila, los libros, los cuadernos, los bolis y, cómo no, asegurarse de que ellos están listos para afrontar el nuevo reto.

El verano ha sido largo y divertido, pero ahora toca volver a la rutina y dar este paso no resulta nada fácil para los niños, que también pueden verse afectados por el denominado “síndrome postvacacional”. Ponérselo fácil y convertir este momento en algo entretenido y  apasionante puede facilitarles mucho las cosas.

Sin duda, una de las mejores herramientas para no caer en el aburrimiento ni en la apatía es jugar. Muchos juegos motivan, potencian la creatividad, ejercitan la memoria, aumentan las capacidades, aportan recursos, enseñan a compartir, fomentan la confianza en uno mismo… Y todo esto sin hacer demasiado esfuerzo, pues jugando se pasa el tiempo volando. En Internet es posible descargarse un montón de juegos mentales y de lógica que resultan muy útiles para este cometido: aprender jugando. Puedes jugar aquí.

También existen otros consejos para hacer más llevadera la “vuelta al cole”. Aquí van algunos:

 

• No les transmitas tus angustias:

Seguro que tú lo pasas igual o peor que tus hijos cuando llega el momento de llevarles al colegio de nuevo. Es normal, como cualquier padre, no quieres que lo pasen mal y no te gusta verles tristes. Es fundamental que no les transmitas estos temores. Haz lo posible para que te vean contenta y segura de ti misma. No hace falta que montes una fiesta todos los días, pero muéstrate optimista; les contagiarás tu positividad.

 

• Introdúceles las rutinas paulatinamente

Retomar las obligaciones de golpe es horrible para grandes y pequeños. Conviene volver a la rutina poco a poco, pasito a pasito, para ir adaptándose sin padecer ningún episodio de estrés ni ansiedad.

 

• Habla mucho con ellos

Busca un momento del día para hablar con tus hijos. El desayuno, la merienda, la cena… da igual cuándo, pero hazte su cómplice para que te cuente qué tal le ha ido el día, cómo son sus nuevos compañeros de clase, qué le parecen sus profesores, qué es lo que más le gusta de esta nueva etapa…  Conseguiréis mejorar vuestra complicidad y quitar ese puntito de presión a las jornadas diarias.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *