ESTA MADRE DEJÓ MORIR A SU BEBÉ MIENTRAS TENÍA RELACIONES BORRACHA

Según informa El Comercio Chanelle, una niña de solo tres meses, falleció tras pasar toda una noche enferma y desarropada en la planta inferior a la que se encontraba su madre, Yvonne Adkins, manteniendo relaciones sexuales mientras bebía whisky.

Ahora la madre de la fallecida, que encontró al bebé ya sin respiración por la mañana, se enfrenta a la justicia, que determinará si el papel que jugó Yvonne fue determinante en la muerte de su hija.

Según publica ‘Daily Mail’, la niña fue encontrada muerta por los forenses estando desarropada y con solo un chándal como vestimenta en su hogar en Staffordshire, Inglaterra. Había mostrado síntomas de enfermedad vomitando a lo largo del día. Esto no fue suficiente para que la madre le prestará la atención debida que quizá le habría salvado la vida.

Adkins aseguró en un principio que estuvo con la niña en todo momento, pero posteriormente se derrumbó y reconoció haber estado en la planta superior de la vivienda manteniendo relaciones sexuales y bebiendo alcohol hasta altas horas de la madrugada.

La autopsia determina que la bebé sufrió una «muerte repentina e inesperada», por lo que será la justicia quien valore si la omisión de la madre fue o no determinante en la muerte de la niña.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies