CHIRINGUITO DE EL SEÑOR MARTÍN: UN PEDACITO DE COSTA EN EL CENTRO DE MADRID

Acabamos de inaugurar el verano y desgraciadamente no todos los madrileños tienen la oportunidad de desplazarse a la playa para ver el mar, bañarse entre las olas y disfrutar de los deliciosos sabores de la gastronomía costera. Sin embargo, no tienen de qué preocuparse, pues un pedacito de la costa se acaba de instalar en plena calle Mayor con la reciente inauguración de Chiringuito de El Señor Martín, un espacio de carácter urbano que recrea el ambiente de costa tanto en la estética como en la carta, a base de productos frescos y elaborados sin apenas intervención del cocinero.

Este restaurante viene avalado por el sello El Señor Martín, reconocida pescadería gourmet -varias veces premiada por su innovación- que cuenta con un puesto en el gastronómico Mercado de San Miguel, y que ahora da un paso más en su posicionamiento con la apertura de este local.

 

 

De la lonja a la mesa

En la entrada de este beach bar, un mostrador con pescado fresco invita a que cada cliente escoja la pieza deseada, a elegir entre un buen número de pescados y mariscos de temporada: carabineros, navajas, percebes, berberechos, camarones, chipirones, ostras, erizos, Salmonetes, sardinas, mejillones… No faltan los típicos cucuruchos de calamares y boquerones fritos, junto a otros platos de genuino acento andaluz, como salpicón de marisco o gazpacho.

La cocina del restaurante responde a los cánones del fast slow food: cocina inmediata y con materia prima de calidad procedente de pesca sostenible (Ni un pez por la borda). Y en cuanto a la elaboración, persigue la sencillez, con el objetivo de preservar la calidad del producto y servirlo con todo su sabor.

 

 

Pescaíto frito de calidad

Las frituras son, junto a la plancha y las cocciones, parte de la esencia de Chiringuito de El Señor Martín. Su secreto está en el rebozado, a base de una mezcla de harinas que hace que el resultado sea sabroso pero sin apenas absorción de aceite tras su paso por la freidora, en la que solo se utiliza aceite de oliva virgen extra. Éste, además, se cambia dos veces al día para que la calidad del producto final no se resienta.

Los platos se acompañan de una breve pero cuidada selección de vinos, con representación de pequeñas bodegas y etiquetas curiosas que, en su mayoría, se pueden tomar por copas, como un Albariño del Jardín de Lucía, un Rioja crianza de La Locomotora o un Ribera del Duero PSI, el hermano pequeño de Pingus. Además de champagne, sangría, cervezas y vermú tradicional para el aperitivo.

 

 

Taberna chic de playa

La estética del local la firma la interiorista Marta Banús (Le Cocó, El Columpio, La Tasquería de Javi Estévez) y responde a la de una taberna de playa muy chic: luminosa, en tonos blancos y con dominio de la madera en mesas y sillas. Y en la pared, un mural pintado por el colectivo artístico Boamistura que pone la nota de color en rojo y azul.

Chiringuito de El Señor Martín cuenta también con una versión foodtrack, una aventura que le llevará a rodar por toda España para mostrar la faceta más callejera de este sofisticado chiringuito situado junto a la Puerta del Sol, donde permanecerá con cocina abierta durante todo el día, desde el desayuno a las copas de después de cenar.

 

 

CHIRINGUITO DE EL SEÑOR MARTÍN

C/ Mayor, 31. Madrid

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies