IMÁGENES Y ANÉCDOTAS DEL FUNERAL POR LA DUQUESA DE ALBA

La Infanta Elena en representación de su hermano el Rey presidió el último adios a la Duquesa de Alba que fue quien ayudó en su llegada a España a la entonces Princesa Sofía de Grecia y de alguna manera fue su refugio en un país que desconocía y que miraba de reojo a la Monarquía en unos años convulsos.

A mediodía del 21 de noviembre Sevilla guardó un silencio de respeto por la Duquesa que amó Sevilla.

Los 4.500 asientos de la Catedral estaban ocupados por autoridades y pueblo llano.

En lugar preferente los seis hijos y el viudo Alfonso Díez.

Media hora antes los sevillanos aplaudían con cariño la salida del Ayuntamiento -donde se cerraba la capilla ardiente-del nuevo Duque de Alba Carlos y de Alfonso Díez.

A pie se recorrieron los cuatrocientos metros que dista el Ayuntamiento de la Catedral.

Eugenia se abrazó con Alfonso Díez y ambos no pudieron reprimir las lágrimas.

Una corona con rosas rojas permitía leer la última frase que le ha dedicado Alfonso a su esposa: «No sé si te he sabido decir lo que te he querido, lo que te quiero y lo que te querré»

Delante seis coronas con rosas blancas, las que correspondían a sus seis hijos.

La Duquesa tras la incineración descansará en el templo de los Gitanos y una parte en Loeches donde están los restos de sus dos exmaridos.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com