¿A QUÉ ESPERAS?…COMO GANAR 600 EUROS POR UN SELFIE

 

El ‘selfie’ está de moda. La autofoto es uno de los recursos más socorridos por todos a la hora inmortalizar un momento, normalmente de alegría. Pero, conseguir que por cada una de estas fotografías te paguen 600 euros es todo un reto. Y así lo recoge El Comercio.

Ese reto Indy Clinton lo  ha conseguido superar. Esta estudiante australiana de 17 años tiene miles de razones para su prematuro éxito: casi 60.000 seguidores en Instagram, un «mercado amplio» para las empresas, las cuales no dudan en abrir la cartera para que esta joven luzca sus modelitos en internet. Se ha convertido en una marca rentable cuyos seguidores son en realidad 60.000 prescriptores de las prendas que luce. Se la rifan porque vende un estilo de vida saludable, una imagen deportiva y fresca. Y porque en un ciberespacio cada vez más invadido de niñas monas y barbudos a la última, al final destaca quien de verdad marca tendencia y es diferente.

La fama le llegó cuando sólo tenía 15 años. Por entonces, empezó a subir a la Red fotografías en las que se la podía ver surfeando o paseando por ‘Palm Beach’ con sus amigos y su perro. Eso sí, todo con un estilo muy glamuroso. Cada vez se fueron sumando más seguidores, fascinados por sus envidiables posados, hasta alcanzar unas cifras desorbitadas para una chica tan joven sin fama previa. En ese momento, multitud de empresas aprovecharon su tirón y comenzaron a contactar con ella para ofrecerle dinero a cambio de que luciera su ropa en selfies que después colgara en Instagram.

Desde entonces, comparte en su perfil su manera de vestir, como por ejemplo, los bikinis o trajes de neopreno de distintas marcas que se enfunda para salir a surfear. Fotos aparentemente espontáneas que terminan pasando por caja. También ha recibido peticiones para llevar a cabo varias sesiones de fotografías o, incluso, para ser embajadora de la caridad. «Soy la más más pequeña de cinco hermanos y se un montón de relaciones sociales, por lo que mi Red creció rápidamente. Papá me sugirió que empezara a cobrar 50 dólares y mira ahora», contó la australiana al periódico ‘Daily Telegraph’.

No es la única que ha convertido su Instagram en un negocio. Hasta 6.000 euros cobra el asturiano Pelayo Díaz, creador del blog ‘ Kate loves me’ y expareja de David Delfín, por ir a un evento, exigiendo además coche con chófer incluído para desplazarse. Vega Royo-Villanova, autora del blog ‘Vegaroyovillanova.com’ y hermana de Carla, pide 1.000 euros por photocall, con los gastos de alojamiento, transporte y dietas a parte. ¿Qué ofreces tú para convertir tus «patata, patata» en millones de tubérculos de oro?

 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.