ENVÍAN UN CONSOLADOR BOMBA AL ARZOBISPO DE PAMPLONA

El arzobispo de Pamplona Francisco Pérez recibió hace unos meses un paquete que le pareció «raro». Por eso, avisó a la policía, que detectó en la misiva, que contenía unos polvos, un explosivo. Pero no era una carta bomba al uso. El artefacto era un consolador. Y los remitentes, dos grupos anarquistas: el Grupo anticlerical para el fomento del uso del juguete sexual y el Club de artesanos del café para sus nuevos usos. El mismo envío se planeó para otro destinatario, el director de un colegio de Madrid de Los Legionarios de Cristo. Pero este otro consolador no llegó a su destino, porque, según explicaron esos grupos en un comunicado, le explotó a una funcionaria de Correos «que lo estaba manipulando». Información publicada por El Periódico de Cataluña.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.