MATAMOROS OBLIGA A JORGE JAVIER A SALIR DEL PLATÓ

Tele 5 ha recuperado para sus programas a Coto Matamoros, el hermano del Kiko del mismo apellido famoso por no morderse la lengua y por su fuga de España, adonde regresó para cumplir una condena. Cuando la audiencia aprieta, comienzan los retornos más rimbombantes y peligrosos. El mismo día que se anunciaba el regreso de la inimitable Belén Esteban, la cadena apostó por juntar en el mismo programa de Sálvame Deluxe a Coto, para someterlo al polígrafo, y a un Poli Díaz todavía convaleciente de las cuchilladas que sufrió en la puerta de su casa.
Según la crónica de El Comercio Coto parece empeñado en justificar el dinero de su retorno montando el escándalo televisivo del año y parece que lo ha conseguido. Ya en su vuelta había asegurado que la mujer de su hermano, Makoke, se le había insinuado. En sus palabras, que le había pedido “que la violara”. Esta afirmación ya le supuso que su hermano y alter ego sin tatuaje le llamara de todo y casi acabara agrediéndole. Entre tanto, el hermano tatuado aprovechaba para acusar al otro de haberlo implicado en el turbio asunto de drogas que lo llevó ante el juez. Pero como debió parecerle poco, se apuntó al cartel de sus conquistas a Lydia Lozano, con quien aseguró habérselo pasado “fenomenal” en Tenerife. La periodista se quedó lívida y luego pareció sufrir algo parecido a un ataque de nervios antes de negarlo todo con vehemencia. Y Coto, que de subir la audiencia sabe mucho, siguió erre que erre, asegurando incluso estar dispuesto a someterse al polígrafo para demostrar la veracidad de su conquista. Con estas afirmaciones se ganó la invitacion para someterse al detector de mentiras y la garantía de cobrar un nuevo programa.
Aunque el plato fuerte de la noche televisiva más más escandalosa de los últimos tiempos todavía estaba por llegar. Se produjo anoche cuando el presentador Jorge Javier Vázquez, sometía al polígrafo al polémico invitado. Ni corto ni perezoso el entrevistado el replicó algo así como “no, como tú de lo tuyo tampoco”. Ante la máquina de la verdad, Matamoros se confesó homófobo. Aseguró estar contra la Ley de Violencia de Género, a su juicio “hecha desde el punto de vista del feminismo radical“. Y sobre la homosexualidad, llegó a decir que para él solo será “normal el día que nazcan los niños por el ano”. El presentador que acabó abandonando el plató al sentirse insultado y el invitado tuvo que decir que no quería ofender a nadie. Pero, al parecer, era una noche de barra libre para el show, así que Jorge Javier todavía tuvo que volver y tratar de poner un cierto orden en el caos.
Quedó tiempo para que pareciera quedar demostrada la versión de Lydia, aunque a esas alturas ya nadie reparaba mucho en ello, camino del final caótico del programa que pretende convertirse en la punta de lanza de recuperación del audímetro de Tele 5. Al menos, en internet lo consiguió. Un aluvión de mensajes mantuvo a Sálvame durante la noche como una de las tendencias del momento. El primer objetivo, que probablemente era ese, se consiguió.
Belén Esteban, la nueva, vuelve el día 30. Le queda una semana para preparar algo que supere al escándalo de Coto. Por el momento, la princesa del pueblo asegura que tiene un nuevo estilo vida. Ha pasado de 47 kilos de peso a los 62. Además, en estos tres meses que ha estado fuera de los platós ha tenido tiempo de pasar por el quirófano para retocarse la nariz y para sustituir sus implantes de silicona. Y además, Belén se ha apuntado a una autoescuela y se ha aficionado al punto de cruz (ha hecho 4 cuadros) y al ganchillo. Dice que sus nuevas aficiones le quitan el estrés. Vamos que regresará en plena forma. Tiembla pequeña pantalla.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.