JULIÁN MUÑOZ AL MAGISTRADO: «MUCHAS VECES ISABEL ME DIO DINERO A MÍ

En una extraordinaria crónica para La Nueva España, Jose Antonio Sau resumió la segunda jornada del juicio contra Julián Muñoz, Isabel Pantoja y Maite Zaldivar.

La salsa rosa inundó ayer la Ciudad de la Justicia de Málaga, en cuya sala 4 se celebra el juicio contra Julián Muñoz, Isabel Pantoja, Mayte Zaldívar y siete acusados más por supuesto blanqueo de 3,5 millones de euros procedentes del Consistorio marbellí, una pieza separada del «Caso Malaya».

El primer día de interrogatorios empezó fuerte, porque el ex regidor de Marbella se negó inicialmente a declarar puesto que no había analizado junto a su abogado, Miguel Criado, la certificación sobre los emolumentos percibidos a lo largo de toda su vida pública (1991-2003), dado que la documentación llegó el lunes por la noche.

Salvado el momento de indecisión, con la advertencia de que, si no hablaba ayer, ya no podría hacerlo, se sentó a la solitaria mesilla de los acusados para reconocer, por ejemplo, que el cuaderno incautado en el chalé marbellí de La Pera, que compartía con su pareja, Isabel Pantoja, era «la agenda de trabajo de los conciertos» de la cantante, donde él apuntaba las citas, dado que, por entonces, era su representante.

Eso sí, al principio le costó reconocer que fuera suya, y la fiscal, María del Mar López-Herrero, con delicadeza, le preguntó si en la primera página no ponía «con cariño, Isabel». «Pues será de Isabel», dijo Muñoz, y añadió: «Tendría que verlo». Luego, la acusadora, como no conseguía lograr su propósito, le cuestionó si no había otras inscripciones del tipo «te quiero», «te amo» o «tu gitana Isabel». «Sí, ésa es la letra de la señora Pantoja, la agenda de trabajo de conciertos, donde yo seguramente apuntaría lo que teníamos, porque por un tiempo la llevé yo».

La Fiscalía Anticorrupción cree que Julián Muñoz blanqueó, presumiblemente usando a Mayte Zaldívar, su esposa hasta 2003, y desde entonces por medio de Isabel Pantoja. El lavado del dinero se produjo, siempre según la tesis acusatoria, por medio de la compra de bienes inmuebles: en el caso de Pantoja, se alude a la adquisición del apartamento en el hotel Guadalpín y de la casa marbellí de La Pera, un chalé de lujo, amén de diversas imposiciones en efectivo en las cuentas societarias de la cantante. En ese marco se inscribió el interrogatorio de la fiscalía, que ha preparado a fondo el caso.

Sí, precisó Muñoz, cobró un tiempo de una sociedad de su pareja sentimental puesto que él era su representante: «Yo, gratis, no trabajo». O: «Yo no vivía de la señora Pantoja», indicó.

Es más, cuestionado por si él pagó la adquisición del chalé de La Pera, indicó: «Yo no he puesto ni una peseta». «Lo cierto es que el 100% de la hipoteca se lo dan a ella», y precisó: «Por ser quien es».

Mientras él hablaba, Isabel Pantoja, con el pelo recogido en su sempiterna coleta, los brazos cruzados, y un jersey negro, lo miraba fijamente, con una expresión glacial que heló a más de uno pese a los rifirrafes dialécticos que enfrentaron, por ejemplo, a Muñoz con el presidente de la Sala, Federico Morales. Negó el ex regidor que él le diera dinero en efectivo a Pantoja. Más bien al contrario, ella se lo dio a él «muchas veces, para pagar, y hasta para tomarme un café también». «Muchas veces me ha dado ella el dinero a mí», precisó.

Luego insistió: fue ella quien compró la casa de La Pera, «no sé si pagó IVA o no». Aseguró que la relación con la tonadillera comenzó en marzo de 2003, aunque lo hicieron público en el Rocío de ese año. Ni siquiera ha conocido el estado financiero de las sociedades de la artista sevillana, aunque negó haber comprado ganado. Eso sí, reconoció que hubo en mente un proyecto de explotación ganadera y agrícola.

En relación con Mayte Zaldívar, que ocupó no más de una hora de las casi cuatro del interrogatorio fiscal, indicó que jamás le dio dinero ni a ella ni a su cuñado, también acusado, y dijo desconocer por qué ella, tras separarse, se alojó en el hotel Guadalpín.

Pese a haberse presentado como una persona con poco dinero, antes, en la primera parte del interrogatorio, dijo todo lo contrario: «Yo tenía dos negocios antes de ser concejal, un sueldo desde 1991, y todos los meses nos daban sobres, se nos gratificaba con 300.000 pesetas, por parte del señor Gil. Trabajábamos muy duro, y a veces nos gratificaba con hasta un millón de pesetas, a veces menos».

Ello lo contestó cuando la fiscal le preguntó si manejaba mucho dinero en efectivo. Cobraba en una sociedad municipal, aunque la documentación en la que se recogían los pagos ha desaparecido. «Yo tenía capacidad de ahorro, desde 1991 percibo cantidades en sobres», precisó, y recordó que él tenía nóminas por ser diputado provincial y por ir a plenos y a juntas directivas de sociedades municipales. «Yo no tenía gastos por el puesto, yo no sé si es prevaricación o lo que sea, pero me pagaba hasta la gasolina el Ayuntamiento… Otra cosa es que yo a la Hacienda pública le ocultaba esos ingresos», precisó, siguiendo una estrategia parecida a la de Roca en la «operación Malaya» para explicar su disponibilidad dineraria.

¿Por qué no lo metía en el banco?, le preguntó la acusadora: «¿Hay obligación de meter el dinero en un banco? No, pero no lo declaraba, lo guardaba en un sobre y lo ahorraba, y por qué no voy a poder ahorrar», explicó. De hecho, reconoció haberle comprado un Audi a su hija, y un gasto de 50.500 euros en una joyería. El ex regidor se quejó de que la unidad de drogas y crimen organizado no estudió todas sus fuentes de ingresos de 1991 a 2004. Si se hubiera hecho, «ese desfase patrimonial no existiría». Se quejó también de que la imagen que de él pretendía trasladar la fiscalía iba encaminada a presentarlo como «Alí Babá». «He presidido veintidós sociedades, y aquí, en vez de imputar a los funcionarios, se imputa a los políticos», recalcó.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.