¡¡ENTREVISTA EXCLUSIVA!! PIPI ESTRADA: «`Sálvame parece la continuación de `La mantanza de Puerto Hurraco´»

Nadie puede negarlo: Pipi Estrada es un hombre que desata pasiones. Hay quien le odia, hay quien le adora… pero absolutamente nadie muestra indiferencia ante su impulsiva forma de ser y su fluida verborrea. Y es lógico, pues este periodista asturiano de 55 años no se anda con rodeos ni medias tintas; habla muy pero que muy clarito. Bajo estas líneas es posible comprobarlo. Pipi se sincera y habla sin pelos en la lengua de la opinión que le merece el espacio de televisión «Sálvame», del complicado momento sentimental que atraviesa su relación con Miriam Sánchez, de sus relaciones anteriores y, por si todo esto fuera poco, se atreve a revelar los secretos de belleza que le ayudan a mantener en forma ese palmito que dio la vuelta al mundo en el año 2006, cuando la revista SORPRESA! publicó aquellas fotos en las que enseñaba “su joya de la corona”… 

 

 

Volvería a Sálvame con o sin cheque en blanco, para qué vamos a andarnos con tonterías… «

 

 

-Pipi, fuiste parte del equipo “Sálvame” en sus inicios y, tras el incidente tristemente famoso, no hay día que no repartas estopa a ese programa…

Efectivamente  fui de los primeros que comencé en “Sálvame”. Inicialmente era un espacio para comentar realities del tipo de `Supervivientes´, pero luego se dio paso a la parte de corazón, que comenzó con la separación de Miriam y mía. Aquel episodio, aparte de dar audiencia, desembocó en un hecho tan desagradable como el enfrentamiento que tuve con Jimmy Jiménez Arnau. Este hombre estuvo a la altura de un auténtico canalla en aquellos momentos conmigo y ese conflicto fue la mentira más grande que se ha contado en este programa. Ahora, tres años después, más que “Sálvame” debería llamarse “Húndeme”, porque se ha convertido en la continuación de “La Matanza de Puerto Hurraco”.

-Si te pusieran un cheque en blanco, ¿volverías a sentarte en una silla de “Sálvame”?

¡Y sin cheque en blanco…! Para que vamos a andarnos con tonterías. Yo soy muy claro. Soy un currante, necesito ganar mi dinero para pagar mis cosas y voy donde me llamen. No tendría ningún problema en sentarme al lado de auténticos desgraciados porque al final lo único que compartiría con ellos son minutos, no vida. 

 

 

Miriam y yo estamos atravesando un momento de tensión emocional muy fuerte”

 

 

-En la actualidad, además de tu trabajo como comentarista deportivo, te vemos en «Mujeres, hombres y viceversa», donde trabajas con Miriam, ¿cómo se lleva trabajar con la pareja?

Trabajar con tu mujer supone mucha tensión. Nosotros tenemos mucha complicidad y disfrutamos mucho de nuestra parcela en el programa, pero evidentemente no es fácil trabajar con una persona con la que convives. Hay días que hemos discutido y lo pasamos fatal en el plató y otros que, por el contrario, hemos hecho bien los deberes y se nos disparan los sentimientos y vemos la parte más dulce del otro. Es una situación atípica que hay que saber llevar, pero por encima de todo somos profesionales y sabemos separar la vida personal del trabajo; la procesión va por dentro.  

 

No quiero escarbar y buscar malos en esta historia, pero quiero dejar claro que yo no soy el malo de la película”

 

 

-Hay quien dice que por primera vez has encontrado una mujer que te da cañita, ¿es ella la que manda en la relación?

Sólo diré que muchas veces parece que yo soy el malo de la película, pero no es así. Yo soy el que va a Ikea y se queda encerrado, el que va a “La Posada de las Ánimas” y se queda hasta tardísimo, el que se pone detrás de la cortina y toca los culos… pero no soy el malo de la película. No quiero escarbar y buscar malos en esta historia, pero quiero dejar claro que yo no soy el malo de la película.

 

Son casi 7 años de relación, tenemos una hija de 5 años en común y ya hemos pasado por estas vicisitudes en más de una ocasión. Vamos a ver si esta no es la última”

 

 

-Se comenta por Twitter que estáis atravesando una época difícil…

Sí, estamos atravesando un momento de tensión emocional fuerte. Resulta difícil convivir cuando se tienen unos caracteres muy fuertes y, sobre todo, cuando las personas son emocionalmente como una montaña rusa. Eso origina muchas fases en las que aparecen desconfianzas, momentos de dudas y situaciones que no sabes cómo resolver. Pero bueno… son casi 7 años de relación, tenemos una hija de 5 años en común y ya hemos pasado por estas vicisitudes en más de una ocasión. Vamos a ver si esta no es la última.

-Pero… ¿Qué sientes por Miriam en estos momentos?

Por Miriam lo que siento ahora mismo es compasión…  No, es broma, siento confusión. Digamos que lo que estoy es en una fase de confusión emocional.  

 

¿Qué siento por Miriam ahora? Compasión… No, es broma, digamos que lo que siento es confusión. Estoy en una fase de confusión emocional” 


-¿Si Miriam mañana te dijera adiós?

Pues yo también le diría adiós muy buenas… Ha sido un verdadero placer…

-Pero, ¿tienes ganas de seguir adelante con ella?

Yo de lo que tengo ganas es que mi hija sea feliz.

-Hablando de tu hija… Conocemos al Pipi pareja y al Pipi periodista, pero, ¿cómo es el Pipi papi?

Estoy viviendo una segunda etapa de mi vida como padre. Mi hija es la dueña de mi vida, es la que da la fuerza, es el motor por la mañana, por la tarde y por la noche. Es la que ha renovado la ilusión de mi vida, es la que me anima a hacer cosas nuevas…  ¡No sin mi hija! Si me quitan a mi hija y me quitan la vida. Es mi pastelito… Miriam y yo la estamos disfrutando mucho. Para nosotros nuestra hija es el mejor regalo que Dios nos ha hecho en nuestra relación.

 

 

Resulta difícil convivir cuando las personas son emocionalmente como una montaña rusa. Eso origina muchas fases de desconfianzas, dudas y situaciones que no sabes cómo resolver” 

 

 

-Tu carrera comenzó a las órdenes de José María García. Dinos una frase que resuma aquella etapa.

Fue la etapa de mi gran formación profesional. Con García mamé el rigor, el amor y la pasión por el oficio del periodismo deportivo. Todavía sigo vibrando como el primer día cuando tengo que contar cosas y dar una información.

-Se dice que casi siempre cuentas verdades como puños, pero que te pierde la agresividad de tus palabras, ¿qué opinas de esto?

Que a un leopardo no se le puede quitar las manchas y que voy a morir así. Es cierto que muchas veces soy demasiado impulsivo; es mi forma de ser y mi carácter. Creo que esa es precisamente la esencia de la nobleza que tengo; estoy muy orgulloso de como soy.

-¿Es cierto que si hablases más de la cuenta más de una famosa y de dos se pondrían coloradas?

Bueno… A veces uno también tiene que ser dueño de sus silencios. En la vida hay historias que están por encima de otras cosas. Para mí eso es la lealtad, que es uno de los valores que he mamado de mi padre.  

-Entonces ¿aparte de un Pipi canalla también hay un Pipi muy caballero?

Yo no me considero canalla al uso, sino más bien travieso. A mí me educaron con muy poco dinero, pero con muchos valores.  

 

 

Fíjate que soy sinvergüenza, pues la portada de Sorpresa! la viví con un poco de pudor y de vergüenza…»

 

 

-La portada de SORPRESA! en la que pudimos ver tu joya de la corona te convirtió en “Pipón” para envidia de ellos y miradas de reojo de ellas… ¿cómo viviste esa portada?

Pues fíjate que soy sinvergüenza, pero aquella portada la viví con un poco de vergüenza… Pero bueno, es un capítulo más de mi vida y no deja de ser una anécdota. En los tiempos que vivimos estas cosas carecen de importancia.

-Pipi, de verdad, de verdad… ¿Has deshecho tantas camas como cuenta la leyenda?

Existe mucha leyenda entorno a mi vida, pero es cierto que soy una persona muy activa sexualmente y siempre lo he sido. En mi vida se me ha dado muy bien la seducción, lo reconozco. Es algo que me viene de cuna, pues mi padre también era así; lo he heredado de él.

 

 

Soy una persona muy activa sexualmente y siempre lo he sido. En mi vida se me ha dado muy bien la seducción, lo he heredado de mi padre»

 

 

-Pipi… 25 años casado con Teresa, padre de tus tres hijos mayores (dos naturales y uno adoptivo), y de repente te encuentras con la ropa tirada por la ventana… ¿Qué ocurrió exactamente?

Lo que ocurrió fue que yo nunca pensé que me iba a ver en la portada de una revista por un asunto de faldas, y menos con una persona tan mediática como Terelu. Evidentemente cuando mi mujer vio esa portada y me la puso en las narices a las nueve de la mañana no supe cómo reaccionar. Me quedé como las vacas cuando ven pasar el tren. La impulsividad de Teresa en ese momento fue echarme de casa y, después, cuando fui a por mis cosas, comenzó a tirármelas del jardín a la calle. La ropa volaba y aquello parecía un partido de tenis. Lo malo de aquello fue que en ese momento el tema estaba en plena efervescencia y había fotógrafos siguiéndome que lo captaron todo. 

-¿Qué relación mantienes en la actualidad con la madre de tus hijos?

Fantástica. Hubo tiempo en el que fue muy mala, no había ningún tipo de comunicación, pero hoy en día es una mujer con la que tengo una relación personal muy buena, porque es patrimonio de mi vida y una persona muy importante para mí. Creo que ha sido persona más leal que he tenido a mi lado en cuestión de relaciones.

 

Con Terelu no existe ningún tipo de relación. Es una historia que ha prescrito y no me preocupa nada en absoluto»

 

 

-Después llegó Terelu…

-Con Terelu no existe ningún tipo de relación, ni personal ni profesional. Nuestra relación es completamente nula. Me quedo con lo bueno de esa relación, que lo hubo, pero es una historia que ha prescrito y no me preocupa nada en absoluto.

-Pero cuando conociste su enfermedad tuviste un gesto precioso con ella a través de Twitter…

Sí, pero no tiene ningún mérito. Es la reacción de cualquier ser humano ante una situación grave. Yo creo que hay cosas que están por encima de las tonterías.

-¿Qué les dirías a quienes dicen que eres un cantamañanas?

Que se pierden grandes momentos conmigo y que me juzgan alegre y gratuitamente. Ese tipo de juicios de valor siempre suelen ser injustos. La gente que dice eso no me conoce nada, sólo tiene una fotografía mía que les da la televisión, si me conocieran personalmente cambiaría su forma de pensar.  De todas formas, con toda la confrontación que he tenido en la tele y la polémica que he originado, cada vez que voy por la calle, el termómetro de la calle es un termómetro muy agradable. La gente conmigo es muy cercana y cariñosa.

 

Me encuentro físicamente mejor que cuando tenía veintitantos años y soy capaz de ponerme en pelotas otra vez para demostrarlo” 

 

-Estás entrando en una edad en la que, por utilizar términos futbolísticos, los hombres cuentan muchos empates entre goles y fueras de juego… ¿cómo vas tú?

Me encuentro físicamente mejor que cuando tenía veintitantos años y soy capaz de ponerme en pelotas otra vez para demostrarlo. Estoy fabuloso tanto de piel, como de cuerpo, como de todo… Mis amigos me llaman el eterno adolescente. Yo me miro en el espejo y tengo la sensación de que el tiempo no pasa por mí. Eso de cumplir años y tener este aspecto tan jovial es fantástico.

-Siempre vas hecho un pincel, ¿eres muy presumido?

Sí, bueno, más que presumido me gusta verme bien.  No soy un presumido estúpido, pero me gusta mirarme en el espejo y verme con buena imagen.

-¿Te aplicas muchas cremitas?

Soy un gran consumidor de cremas. Utilizo cremas faciales, cremas corporales… Me encantan y no me da ninguna vergüenza reconocerlo, porque me gusta tener bien la piel, sentirme bien y tener buen aspecto.

¿Utilizas colonias o prefieres oler a hombre?

Así como utilizo muchas cremas, no uso perfumes. Yo me ducho, me afeito, me doy mi cremita, pero jamás he utilizado un perfume. Tengo un olor corporal muy agradable y aquí estoy para quien lo quiera comprobar.

-¿Depilado o con pelo en el pecho?

Soy un hombre de poco pelo corporal, pero los pocos pelos que tengo en las partes que no me gusta tenerlo me los quito por higiene y por comodidad. Me hago la cera en las piernas y en los brazos. Es mucho más práctico a la hora de aplicarte cremas e incluso es mejor para las relaciones personales, pues uno se encuentra más saludable e higiénico.  

 

 

Soy metrosexual desde mucho antes que apareciera ese término. Digamos que primero fui yo y después el metrosexual. Me gusta cuidarme desde siempre”

 

-¿Te consideras metrosexual?

Soy metrosexual desde mucho antes que apareciera ese término. Digamos que primero fui yo y después el metrosexual. Me gusta cuidarme desde siempre.  

-¿Prácticas mucho deporte?

Dos días por semana voy a la Ciudad Deportiva del Real Madrid para jugar al fútbol y luego me gusta salir a correr.

 

No tengo entrenador personal. Miriam sí tiene una entrenadora, incluso me da la sensación de que también ha tenido algún entrenador personal, pero yo no he llegado a ese punto” 

 

-¿Tienes entrenador personal?

No. Miriam sí tiene una entrenadora personal, incluso me da la sensación que ha tenido algún entrenador personal, pero yo no he llegado a ese punto.

-¿Te gustaría tener un físico parecido al de los “musculitos” que tanto se prodigan por el programa en el que trabajas?

-Yo prefiero tener un físico fibroso y estilizado a estar muy musculado. A mí particularmente el volumen me da un poco de pereza. De todas formas, lo importante no es el aspecto, sino ser buena persona. Los mejores músculos son las actuaciones del corazón.

 

 

Hubo una etapa de mi vida en la que Terelu se convirtió en mi estilista y tengo que reconocer que tenía mucho estilo”

 

 

-¿Sigues los consejos de algún estilista?

Hubo una etapa de mi vida en la que Terelu se convirtió en mi estilista y tengo que reconocer que tenía mucho estilo. Sin embargo, siempre he acostumbrado a ocuparme yo de mi ropa. He sido siempre muy cuidadoso; me gusta ir curioso… 

-¿Te compras tú la ropa interior o de eso se encarga Miriam?

Todo me lo compro yo.  A mí mi churri lo único que me vende son los disgustos…  

 

¿Qué me retocaría? No sé, quizás me quitaría un par de centímetros de pene…”

 

 

-Cada vez más hombres se animan a pasar por el quirófano, ¿eres partidario de la cirugía?, ¿qué te retocarías?

Pues sí, ¿qué me podría hacer? No sé, quizás me quitaría un par de centímetros de pene… jajajaja.  Fuera de bromas… Si en un momento determinado veo que me va a venir bien un pinchacito de ácido hialurónico, no tendré ningún problema en inyectármelo ni me dará ninguna vergüenza reconocerlo. Eso sí, hay que hacerlo por necesidad o porque te va a venir bien… no por vicio.

 

Por Esther Valero

 

 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.