El lujo en tu muñeca

La casa Dior presenta una colección de relojes-joya bautizada como “Dior VIII”. La Maison francesa ha conseguido trasladar la exclusividad y la elegancia de sus diseños de Alta Costura a unas piezas de relojería que son un verdadero tesoro sólo al alcance de unas pocas privilegiadas.  

Charlize Theron, la musa de Dior

El ocho siempre ha sido un número especial para Dior. La Maison francesa fue fundada el 8 de octubre de 1946; la primera colección de Alta Costura de la firma recibió el nombre de “Le Huit” (El Ocho); su boutique más emblemática está ubicada en Avenue Montaige (VIII arrondissement de París); recientemente ha inaugurado su primer espacio dedicado exclusivamente a alta joyería y relojería en el número 8 de la Place Vendome de París… Sin duda, un número con gran tradición para este imperio  de moda, cosmética y accesorios.

Tan mágica es esta cifra para la casa francesa que ha bautizado su última colección de relojes como “Dior VIII”. La impresionante muestra incluye una serie de relojes-joya con caja y brazalete de cerámica negra, el color fetiche de la firma. Es el primer reloj de cerámica de Dior, que ha escogido este material por su ligereza, su versatilidad y su extrema belleza.  

Dior amaba la arquitectura. De hecho fue uno de los primeros diseñadores en aplicar las bases de la arquitectura al mundo de la moda. La firma ha querido rendir homenaje a su maestro tallando los brazaletes en forma piramidal, lo que le aporta un toque de distinción y de glamour a todas las piezas.

Todos los modelos están realizados de forma artesanal, con la misma delicadeza y dedicación que un vestido de Alta Costura. Y así, como un diseño exclusivo, es precisamente como estas piezas entran en escena. Como si de un desfile de “Haute Couture” se tratara, los relojes se presentan divididos en tres temáticas distintas: Día, Cóctel y Baile.  

Dior VIII Colección de Día, la elegancia de la sencillez

Las piezas enmarcadas en esta temática es quizá la más elegante y discreta de la colección. La esfera está lacada en negro y decorada con engaste de diamantes. La cerámica negra, el oro blanco y los diamantes talla brillante forman la combinación perfecta para estar radiante durante el día.

 

Dior VIII Colección de Cóctel, la fantasía al servicio de la tecnología

Un toque de color se cuela en los relojes escogidos para la hora del cóctel. La cerámica negra de la caja y la pulsera contrasta con los diamantes blancos, los zafiros rosas, las tsvoritas verdes y las citrinas naranjas, todas en tamaño baguette y engastadas en el bisel. El colorido de estas piezas recuerda a la jardinería, otra de las grandes pasiones de Dior.

 

Dior VIII Colección de Baile, cuando la alta costura se transforma en reloj

“Grand Bal”, así se denomina la zona más glamourosa de la colección. Se trata de un verdadero homenaje a la Alta Costura y a la tecnología relojera.  Los tejidos, el diseño y el movimiento propios de los vestidos más increíbles de Dior cobran vida en estos relojes. Admirarlos es como contemplar un diseño de organza, plumas, bordados, encajes…  ¿Y cómo se consigue?  Dior ha montado la masa oscilante del calibre delante, sobre la esfera  (Calibre Dior Inverse) en lugar de ocupar la parte trasera. De esta forma se consigue que la esfera emule el movimiento de un vestido al salir a la pista de baile. Es un efecto increíble y maravilloso.  

 

*Los relojes están disponibles en dos tamaños: 33 mm para los que montan maquinarias de cuarzo y 38 mm para los automáticos. Los precios de estas piezas van desde los 17.000 hasta los 28.000 €.

Por Esther Valero




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *